La importancia de anticipar que se acerca una crisis

Tras la debacle en Wall Street, las juntas amplían sus esfuerzos para prever los riesgos y evitar desastres

POR:
septiembre 26 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-26

El colapso este mes de varios gigantes financieros expuso una grave falla en el gobierno corporativo: muchas juntas directivas en Estados Unidos no asumen adecuadamente una crisis. Algunos directivos, sin embargo, están ahora redoblando esfuerzos para anticipar, y evitar, problemas.

Demasiadas juntas están llenas de miembros mal preparados, quienes no hacen suficientes preguntas exigentes o no supervisan como deberían a la gerencia, dicen especialistas en gobierno corporativo.  Con la sacudida de los mercados financieros, más directorios se preguntarán: "¿estamos bien preparados para una crisis imprevista?" predice Jerry W. Levin, ex presidente de la junta de la desaparecida cadena minorista Sharper Image Corp. y directivo de cuatro empresas que cotizan en bolsa.

Pocas juntas corporativas están bien preparadas para tratar los problemas que algunas firmas financieras enfrentaron recientemente, cuando venerables nombres como Lehman Brothers Holdings Inc. y Merrill Lynch & Co. tuvieron sólo días para buscar planes de rescate o fusiones. Sin embargo, los expertos en gobierno corporativo dicen que esos directorios, y otros, podrían haber tomado medidas hace meses para identificar señales de peligro.

Los problemas frecuentemente empiezan con quién se sienta en la junta. Sólo tres de los directivos externos de Lehman tienen una experiencia directa en la industria de servicios financieros. "Para una institución financiera extremadamente compleja como Lehman, ese grupo probablemente no era la mejor alternativa para conformar la junta, o ayudar a prevenir su colapso", argumenta Charles Elson, director del Centro Weinberg para el Gobierno Corporativo de la escuela de negocios de la Universidad de Delaware.  Un portavoz de Lehman declinó hacer comentarios. 

Una vulnerabilidad frecuente es la habilidad de evaluar el riesgo. En 2006 y 2007, cuando Lehman acumulaba valores respaldados por hipotecas y préstamos inmobiliarios cuestionables, el comité de riesgo de su directorio se reunió dos veces por año, según documentos presentados a reguladores.  Este año, se habló de riesgo en cuatro sesiones del comité y en 25 reuniones de la junta, según una persona cercana a la junta.

Ahora, más juntas podrían desempeñar un papel más amplio en la gestión de riesgo.

En una reunión de la Asociación Estadounidense de Miembros de Juntas Directivas realizada el 9 de septiembre, 24 presidentes de comités de auditoría acordaron que "toda la junta debía estar comprometida" en monitorear el riesgo, dice un representante de la asociación.

Una compañía donde los directivos activamente evalúan riesgos es Tyco International Ltd., un conglomerado industrial que sobrevivió un escándalo a principios de esta década. Poco después de que el presidente ejecutivo de DuPont Co., Jack Krol, se uniera a la junta de Tyco en 2002, la compañía enfrentó una crisis de liquidez luego de las acusaciones de que su ex presidente ejecutivo L. Dennis Kozlowski y otro ex alto ejecutivo habían robado casi US$600 millones de la empresa.

Como el principal directivo independiente, Krol creó un proceso de evaluación de riesgos para el directorio. Él y otros dos miembros de la junta visitaron cada unidad de la empresa una vez por año. Pasaron un día con los líderes de la división, revisando una lista de 10 riesgos y soluciones. Luego, la junta debatió los hallazgos.

Entre otras cosas, las visitas revelaron varios pagos a funcionarios extranjeros, lo que podría haber llevado a sanciones contra la compañía. "Lo detuvimos a tiempo. Podría haber sido una gran crisis", señala Krol.  No obstante, Tyco parece ser una excepción. 

Krol dice que ha intentado, por ahora sin éxito, persuadir a miembros de otras dos juntas a las que pertenece a que adopten estrategias de evaluación de riesgo similares.

Un mayor número de juntas está creando sistemas de comunicación para emergencias, con sitios Web seguros, documentos compartidos y reuniones en línea, dice Joe Ruck, presidente ejecutivo de Board-Vantage Inc., una firma californiana que provee estos sistemas. Otras juntas hacen planificación de situaciones específicas para prepararse para crisis.

La junta de Reynolds American Inc.  lleva la planificación a un extremo. Durante un simulacro de reunión en julio, los directivos y ejecutivos de la tabacalera fingieron la muerte de su presidenta ejecutiva, Susan M. Ivey, en un accidente aéreo. El director de recursos humanos hizo una presentación sobre sus posibles sucesores internos. Maura Payne, directora de comunicaciones, dice que distribuyó falsos comunicados de prensa y otros materiales para alertar a los reguladores, inversionistas y empleados.

El simulacro expuso vacíos en el plan de emergencia de Reynolds, recuerda Betsy Atkins, una directiva. Para la junta, fue más fácil ventilar la sucesión "sin la intensa emoción de enfrentar la pérdida de un presidente ejecutivo", observa Atkins. "Acabamos sintiéndonos mejor preparados".

Siga bajando para encontrar más contenido