Por qué es importante el ingreso a la Ocde

Que Colombia sea miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) significará que el país está obligado a cumplir lineamientos en políticas públicas que fortalecerán su estatus mundial e impactarán de manera positiva a la economía.

La Ocde invitó a Colombia a iniciar negociaciones para su adhesión.

AFP

La Ocde invitó a Colombia a iniciar negociaciones para su adhesión.

POR:
mayo 30 de 2013 - 09:07 p.m.
2013-05-30

Más que una invitación a adherirse al 'club de los países ricos', como se conoce a la Ocde, Colombia logró que su petición de ingreso se tuviera en cuenta. Desde hace un poco más de dos años, el presidente Juan Manuel Santos inició una ofensiva diplomática en Europa para que Colombia se convirtiera en el tercer país latinoamericano (junto a México y Chile) en pertenecer al organismo que aglutina a 34 de las economías más avanzadas del planeta.

En líneas generales, el ingreso de Colombia a la Ocde tendría repercusiones positivas en Colombia. Marcel Hofstetter, profesor investigador del programa de economía de la Universidad de la Sabana, señala que hay una doble vía en la invitación. "Por un lado, la Ocde reconoce que Colombia está haciendo bien las cosas y la destaca como una economía emergente con un futuro promisorio. Por el otro, obliga al país a seguir la misma senda en su manejo macroeconómico".

En esa sintonía, Mauricio Reina, investigador asociado de Fedesarrollo, explica que entrar de lleno al organismo significaría tener mecanismos de control de calidad sobre las políticas públicas. "Tendríamos un motivo más para mantener buenas políticas en diversos sectores de la economía. Sería una especie de cinturón de seguridad para hacer las cosas bien".

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, refuerza esta visión. “Ser miembro de esta organización es adherir al club de las buenas prácticas, ser miembro de un sello de calidad y confianza al manejo de nuestras políticas económicas”, dijo el alto funcionario en el Congreso de la República.

Reina también destaca que adherir al organismo daría a Colombia un estatus que "ayudará a atraer inversionistas y a mejorar la confianza en el país". En esa línea, el profesor Hofstetter agrega que estar en la Ocde "fortalecerá alianzas con otros países y permitirá que el mercado de capitales amplíe su dinámica".

Para el consultor Iván Duque Márquez en la Ocde "no hay exigencias taxativas, pero sí hay un proceso de adopción de mejores prácticas en materia tributaria, comercial, laboral, ambiental, de transparencia, etcétera, que deberá repercutir en normatividad, regulación y, por supuesto, en el funcionamiento del Estado".

Camilo Herrera, presidente de la firma Raddar concuerda en que cumplir con esas políticas traerá un beneficio para el país que debe ser mantenido. "La Ocde no solo es un club al que se llega, es un club donde se debe tener un estándar y mantenerlo", asegura.

MÁS CRECIMIENTO, SI Y SOLO SI
Los analistas concuerdan en que hacer parte de este organismo tendrá un efecto positivo en el crecimiento económico en el mediano plazo, en la medida que Colombia adopte y mantenga políticas públicas idóneas.

Sergio Clavijo, presidente de la Anif, resalta que este efecto ocurrirá siempre y cuando Colombia se aplique en "ejecutar las urgentes tareas de la agenda interna, que por cierto fueron muy bien delimitadas en el informe que la Ocde presentó sobre Colombia a principios de año, y que tienen que ver con los consabidos atrasos en infraestructura e inflexibilidad en materia laboral".

Un análisis publicado el jueves por la Dirección de Investigaciones Económicas del Grupo Bancolombia recuerda que la Ocde detectó brechas en la economía colombiana que "están relacionadas con la alta dependencia de las materias primas, las pérdidas en la productividad laboral de varios sectores de la economía en años recientes, así como el amplio rezago en calidad de la educación y acceso a la educación terciaria".

Beethoven Herrera, catedrático de las universidades Nacional y Externado, opina que Colombia debe solucionar problemas, como el abandono de sus costas (en especial la Pacífica) sin importar si está o no en la Ocde. Destaca, sin embargo, que la política de entrega de tierras anunciada por el presidente Santos está en línea con la Ocde, y que en el mediano aliento debe generar más empleo, productividad y crecimiento.

Por último, puede sonar paradójico que un país con los niveles de pobreza que tiene Colombia ingrese al 'club de los países ricos'. Pero como lo señala Sergio Clavijo, justamente es la "oportunidad para hacer las tareas estructurales pendientes que permitan acelerar el crecimiento y reducir la pobreza".

Álvaro A. Cuéllar
Editor Portafolio.co

 

Siga bajando para encontrar más contenido