Impuesto a 'comida chatarra' genera polémica en diversos sectores de la sociedad chilena

Representantes de los restaurantes creen que la medida es inútil si se quiere combatir la obesidad. Además, piden más campañas de educación popular en todo el país.

Finanzas
POR:
abril 27 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-27

Representantes de restaurantes chilenos y comensales rechazaron ayer (martes) la posibilidad que abrió el ministro de Salud, Jaime Mañalich, de gravar con un impuesto a los alimentos que contengan sal y grasas en exceso, conocidos como 'comida chatarra'.

"Me parece una soberana tontera, porque no se puede definir lo que es 'comida chatarra' y lo que no", dijo Gabriel Délano, director de un restaurante, al diario El Mercurio.

"Es poco probable una medida así, que aumentaría mucho nuestros costos. Si queremos combatir la obesidad, podemos fomentar el ejercicio o educar a la gente, pero no restringir qué comemos", comentó por su parte Sandra Devillaine, gerente de mercadeo de la cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken en Santiago.

"Ando en mi hora de refrigerio y vine aquí porque ando corto de plata, y la comida aquí es rica", explicó un trabajador a un canal de televisión, mientras devora un pan con una salchicha cubierta con mayonesa, mostaza y acompañada de papas fritas.

El lunes, Mañalich se mostró a favor de evaluar un posible impuesto para la 'comida chatarra', idea que surgió a raíz del alza al tributo para el tabaco (de 60 a 67 por ciento), que forma parte del paquete de medidas para la reconstrucción de Chile tras el terremoto sufrido en febrero.

"Las campañas de educación sirven, pero no son suficientes para generar cambios dramáticos. Pero un alza de impuestos es una medida efectiva, así que hay que evaluarlo", aseguró el Ministro. El tema fue bien acogido por dos diputados chilenos del Partido Por la Democracia (PPD, centro-izquierda), Enrique Accorsi y Guido Girardi, quienes consideraron que el alza debiera ser del 20 por ciento y que debería incluir a los alimentos a los que se les agrega sodio, como pollos crudos o golosinas.

Según cifras oficiales, el 62 por ciento de la población chilena sufre de sobrepeso u obesidad, mientras que unas 100 personas mueren diariamente en el país austral a causa de problemas y complicacionescardiovasculares.