'Impuestos no son para el Estado, son para inversión social'

El mandatario dijo que los impuestos "son para garantizar la continuidad de una política social que ha dado resultados contundentes hasta ahora".

Santos invitó al sector privado a pensar en grande.

EFE

Santos invitó al sector privado a pensar en grande.

Finanzas
POR:
octubre 09 de 2014 - 03:31 a.m.
2014-10-09

El presidente Juan Manuel Santos manifestó este miércoles que el proyecto de reforma tributaria presentado por el Gobierno al Congreso busca recursos para la inversión social y no para el funcionamiento del Estado.

"Estos son impuestos para garantizar la continuidad de una política social que ha dado resultados tan contundentes hasta ahora como sacar a 3,6 millones de compatriotas de la pobreza y a más de dos millones de la pobreza extrema", aseguró.

El mandatario explicó lo que significa "la ley de financiamiento" de la que dijo que consiste en "que un grupo de colombianos y de empresas -los de mayor patrimonio- continuará aportando en estos mismos cuatro años para que -entre todos- cumplamos con la visión de que les he hablado".

La semana pasada el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, radicó en el Congreso el proyecto de reforma tributaria que busca 12,5 billones de pesos complementarios destinados a la paz, la educación y la equidad en el presupuesto de 2015.

En su intervención en la XXVIII Asamblea General de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), Santos invitó al sector privado a pensar en grande.

El mandatario planteó la necesidad de tener una visión "holística" del país, "que incluya algo más que los propios intereses y que entienda que aportar al interés común al final es beneficioso para todos", afirmó.

El jefe de Estado dijo además que con los recursos recaudados se mantendrá una inversión sin precedentes para las familias campesinas, se avanzará en las grandes metas de educación y se alcanzará en el 2018 la cobertura universal del programa "De cero a siempre" para todos los niños vulnerables menores de cinco años.

EFE