Impulso al sector textil capitalino En Bogotá ya se han formado 14 redes con las que se pretende impulsar a los microempresarios del sector textil, de estratos 1, 2 y 3.

Impulso al sector textil capitalino En Bogotá ya se han formado 14 redes con las que se pretende impulsar a los microempresarios del sector textil, de estratos 1, 2 y 3.

POR:
noviembre 13 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-13

Gabriela López llevaba puesta una de las camisas crudas que confecciona el día en que se enteró de la existencia de los programas de capacitación y conformación de redes que promueve la Secretaría de Desarrollo Económico de Bogotá. Iba caminando por el barrio Palermo cuando una señora se le acercó a preguntarle dónde había conseguido su ropa. Ese mismo día le hizo unas compras y le habló de un concurso de confecciones. Se presentó, lo ganó y así empezó a capacitarse, becada, con el diseñador Arturo Tejada. En el proceso conoció a otras confeccionistas y hoy, entre nueve, organizaron Puntadas en Red, una organización de cooperación y diseño conjunto. Gracias a las clases, las nueve costureras hoy saben técnicas de patronaje, diseño y mercadeo. Han aprendido a identificar tendencias, colores de temporada y modelos. A eso le suman su inspiración personal a la hora de hacer nuevas prendas. Iris Clothes es otra de las 14 redes que se han conformado en Bogotá (más otras en proceso de formación) con apoyo de la Secretaría. Con sede en el barrio Gustavo Restrepo, al sur de la capital, está conformada por 11 madres cabeza de familia que decidieron unirse para lograr algunos ingresos. Hoy trabajan con cuatro máquinas propias y cuatro alquiladas, haciendo principalmente chaquetas y faldas, gracias a los conocimientos aprendidos en las capacitaciones. Aunque están afrontando dificultades económicas, porque no han podido acceder a créditos, ya empezaron a sacar sus productos al mercado. Este año sus prendas hicieron parte de las pasarelas del Círculo de la Moda, que se realizó en junio. Eso les ha permitido contactar proveedores y vislumbrar posibles contratos. "Luego de las capacitaciones hemos tenido ingresos, aunque pocos, pero la idea no es estancarse sino crecer y en un futuro ojalá exportar y que la gente se de cuenta de que hacemos productos de calidad y paguen mejor", dice Gloria López, una de las tejedoras. Antes, por ejemplo, no sabíamos de contabilidad, ni cómo calcular las ganancias por prenda. Ahora sí", añade.

Siga bajando para encontrar más contenido