La incertidumbre por el clima incrementa cobertura del agro

Entre el 2007 y el 2008, el crecimiento en hectáreas aseguradas en Colombia ha sido significativo, al punto que el incremento en la venta de seguros agrícolas fue del 30 por ciento. Sin embargo, según Fasecolda, la cobertura es aún baja, considerando el potencial que tiene el sector agricultor.

POR:
mayo 21 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-21

“Hoy, cuando el campo representa cerca del 10 por ciento del PIB nacional, tan solo el uno por ciento del área cultivada está asegurada”, señala Julio César Suárez, especialista en seguros agrícolas de Fasecolda. Entonces, ¿por qué creció a ese ritmo en el 2008? Según el gremio asegurador, esto se debe a dos variables: al liderazgo de una de las compañías aseguradoras y al aprovechamiento del esquema de subsidios que ofrece el Gobierno para los agricultores. Sobre este último, Suárez dice que el Gobierno, ante la incertidumbre en el comportamiento del clima y las cuantiosas pérdidas sufridas por los productores en las pasadas olas invernales, incrementó el presupuesto para subsidiar las primas de los seguros agrícolas a cerca de 25,1 mil millones de pesos. Gracias a este producto, los agricultores que adquieran de manera individual un seguro agrícola, recibirán un subsidio sobre la prima neta del 30 por ciento, por parte del Fondo Nacional de Riesgos Agropecuarios. Además, si los asegurados contratan de manera colectiva el seguro (a través de agremiaciones, cooperativas, comercializadoras o asociaciones agropecuarias), obtendrán un subsidio adicional del 30 por ciento. Es decir –dice Suárez–, el Gobierno financiará hasta el 60 por ciento del valor total del seguro, lo que hace sumamente atractivo el aseguramiento para los productores. Qué cubren Los seguros agrícolas cubren riesgo por fenómenos naturales, es decir exceso o déficit de lluvias, granizadas, heladas, vientos fuertes e inundación. Diferente a otros fenómenos que, aunque también afectan al agro colombiano, como la inseguridad y el terrorismo, son atendidos por otros productos de seguros. Igual sucede con los equipos y maquinaria agrícolas, cuyo aseguramiento se hace a través de pólizas por daño o rotura de maquinaria. Desafortunadamente, según Fasecolda, hay pocas compañías en Colombia que ofrecen el seguro agrícola; ellas son Mapfre y La Previsora Generales. Aunque todo depende del nivel de riesgo y del nivel de cobertura, es casi imposible calcular el precio de un seguro agrícola, porque cada caso es único por su nivel de riesgo, por las zonas de cultivos, los productos y hasta por los periodos de las cosechas. Los productores que más utilizan los seguros agrícolas en Colombia son los de plátano, tabaco, banano, maíz, sorgo, arroz y algodón; curiosamente, los cafeteros con sus grandes extensiones cultivadas no los contratan. “Sería deseable que los sectores cafetero y floricultor también aprovecharan los subsidios de hasta el 60 por ciento sobre el valor del seguro que garantiza el Ministerio de Agricultura”, sostiene Suárez. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido