Incertidumbre en infraestructura tras relevos ministeriales

La salida del ministro Miguel Peñaloza de la cartera de transporte causa preocupación en gremios que piden celeridad y cumplir acuerdos.

Miguel Peñaloza estuvo apenas tres meses al frente del Ministerio de Transporte.

Archivo Portafolio.co

Miguel Peñaloza estuvo apenas tres meses al frente del Ministerio de Transporte.

POR:
agosto 26 de 2012 - 07:52 p.m.
2012-08-26

“Un chicharrón”: así calificaba, antes de posesionarse, el ministro saliente de Transporte, Miguel Peñaloza, ese cargo que encabeza un sector controvertido por la contratación, la falta de planeación, la lenta ejecución y el mantenimiento de obras en la última década, pero, además, por la inestabilidad en sus autoridades.

Peñaloza se va a tres meses de entrar al cargo, en sustitución de Germán Cardona, que no completó la primera mitad del Gobierno. Además, después de la salida del viceministro Felipe Targa que renunció unos días después de regresar de una licencia de la que gozaba desde el año anterior, y del escándalo en medio del que dimitió María Inés Agudelo al Inco, tras un accidente de tránsito luego de ingerir alcohol. En particular, el Inco completó 14 directores en 8 años antes de convertirse en la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

La incertidumbre es más relevante si se tiene en cuenta que se tratade un sector en el que el país ha fincado sus esperanzas de un despegue económico más vigoroso. El viceministro Targa fue reemplazado por Juan Carlos Caiza. Y la siguiente en zarpar fue María Constanza García, que pasó de ser viceministra de Infraestructura a presidenta de la Agencia Nacional de Minería. En calidad de encargado de esa oficina está Juan Camilo Granados.

Al aceptar la renuncia de su segundo ministro de Transporte, el presidente Juan Manuel Santos dejó abierta la posibilidad de que Peñaloza regrese al Gobierno, si aclara en su favor su situación ante los organismos de control sobre presuntas irregularidades en contratos que el Estado ha firmado con la empresa de su familia, PYG. “Estoy muy interesado –dijo el mandatario– en que continúe con nosotros (...) las puertas están abiertas para cuando quiera regresar”.

Peñaloza afirmó a EL TIEMPO que de hacerlo, bajo ninguna circunstancia, sería al Ministerio.

Ante los movimientos, Jaime Sorzano Serrano, presidente de Colfecar, gremio de los transportadores de carga, asegura que “no es fácil tener y encontrar un buen ministro de transporte porque no es un cargo solo de conocimiento sino también de pragmatismo”.

El dirigente gremial lamentó la renuncia del ingeniero santandereano y se mostró preocupado frente a los problemas de transporte y el rezago de infraestructura que siguen sin superarse. 

Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, advirtió que está en riesgo el cumplimiento de las metas del Gobierno para este cuatrienio, si no se aumentan la inversión en infraestructura. Señaló que “los recursos contemplados para obras públicas en el proyecto de Presupuesto General de la Nación del 2013 son del orden de los tres billones de pesos, de los cuales tan solo un billón podría destinarse a nuevas inversiones”. La cifra se vuelve más preocupante si se tiene en cuenta que las inversiones en carreteras, calles, caminos y puentes vienen de caer en los primeros tres meses de este año 13,7 por ciento, según el Dane.

En materia de Transporte, la incertidumbre se posa en la suerte del nuevo Código Nacional de Tránsito, la modernización del parque automotor, la implementación de los peajes urbanos y sobre 1.495 vehículos de carga, cuyas placas fueron canceladas pero aún continúan en carretera. 

Las tareas con la que se posesionó Peñaloza, al pasar de la Alta Consejería para las Regiones, fueron “agilizar la ejecución de obras y prender los motores del tren y del río Magdalena”. Su renuncia llega a 15 días de que se lancen oficialmente las megalicitaciones por 40 billones de pesos. 

Christian Pardo Quinn / Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido