La incertidumbre en materia de inversión viene de afuera, por cuenta de la situación en Grecia

Mientras la economía en el país sigue dando señales positivas de reactivación, las crisis de Grecia y Portugal se convierten en generadores de desconfianza entre los inversionistas.

POR:
abril 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-30

El efecto negativo de la crisis de Grecia y Portugal mantiene a la expectativa a los inversionistas, quienes siguen sin recuperar la confianza plena en la reactivación de la economía mundial.

Este hecho sucede en momentos en que Colombia sigue avanzando hacia la recuperación de su crecimiento, tal como lo señalan los resultados del primer trimestre de las principales empresas. A ello se suman las cifras positivas que registran las naciones de América Latina y el buen comportamiento de economías consideradas emergentes como Corea del Sur, Israel, México, Polonia, Singapur, Taiwán, Turquía, Brasil, India y China, que incluso se han convertido en el soporte del crecimiento económico mundial entre el 2009 y el presente año.

Lo anterior significa que los vientos en contra de la mejora del clima de negocios en Colombia vienen del exterior, pues incluso el vecindario, con excepción de Venezuela, ha comenzado a mostrar una mejor dinámica en su actividad productiva, lo que se convierte en un atractivo para los negocios en esta parte del planeta. En realidad, la mayoría de las señales internas son positivas, empezando por la mejoría en la percepción de confianza hacia el futuro, incremento del consumo, buena dinámica en los desembolsos de crédito, solidez del sistema financiero, expectativas de crecimiento en el sector de la construcción, resultados favorables de las empresas en el primer trimestre, aumento en los planes de inversión, control a la inflación y estabilidad en las tasas de interés.

Sin embargo, el punto débil sigue siendo el desempleo, cuyos niveles de crecimiento fueron ratificados el pasado viernes con las cifras reveladas por el Dane, correspondientes a marzo pasado, es decir, al primer trimestre del año.

El resultado negativo de este indicador mantiene la preocupación de los inversionista en la medida en que la ocupación constituye una amenaza para la demanda.

El tema ya no solamente ocupa a los académicos y a los analistas económicos, sino al Gobierno y a los candidatos a la Presidencia de la República, quienes ahora dedican más tiempo a explicar sus propuestas para combatir este flagelo, que mantiene en dificultades a casi 2,5 millones de personas, a las que se suma un 60 por ciento de informalidad.

El Indicador de la Confianza en Colombia se mantiene en 81 por ciento para esta semana.

Siga bajando para encontrar más contenido