Industria automotriz en E.U. centra sus esperanzas en que el Gobierno otorgue un salvavidas económico

Industria automotriz en E.U. centra sus esperanzas en que el Gobierno otorgue un salvavidas económico

POR:
noviembre 11 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-11

Lo que tiene claro este sector clave de la economía de E.U., es que si la ayuda llegue el 21 de enero, una vez se posesione el presidente electo Barack Obama, será demasiado tarde. "Es una cuestión que hay que resolver de urgencia", explicó el presidente de GM, Rick Wagoner, al diario Automotive News.

Tanto General Motors, así como el resto de fabricantes de vehículos en Estados Unidos, esperan que el actual Gobierno de George W. Bush ponga el pie en el acelerador para liberar los 25.000 millones de dólares que el Congreso votó a principios de septiembre para ayudar a la industria, y que aún no han sido liberados por meras trabas burocráticas.

No obstante, esa cifra se quedaría corta ante las afugias que vive el sector, por lo que los fabricantes hacen cálculos que cifran el monto del salvavidas en 50.000 millones de dólares.

Además, a pesar de que la ayuda llegue, los protagonistas del sector automotor en E.U. saben que necesitan de una fuerte reestructuración para enfrentar un mercado que el próximo año seguirá con el freno de mano puesto.

Obama quiere, Bush pone condiciones

Este martes la Casa Blanca salió a desmentir versiones según las cuales el presidente entrante Barack Obama había exhortado a George W. Bush a acelerar el plan de ayuda para la industria automotriz.

A lo que el actual inquilino de la Casa Blanca habría pedido en contraparte que el Partido Demócrata votará a favor del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia.

"De ningún modo el presidente Bush sugirió que existiera un quid pro quo (una cosa por la otra) con el Tratado de Libre Comercio con Colombia o cualquier otro acuerdo comercial. No se estableció ningún nexo", declaró Dana Perino, portavoz de la Casa Blanca.

Sin embargo, lo que sí quedó claro después de que Perino desmintiera las versiones de prensa del Washington Post y del New York Times, sobre el posible 'trueque' entre el salvavidas para el sector y el TLC con Colombia, es que cada uno de los dos Presidentes (uno saliente y el otro entrante) busca jugar esas cartas a su favor.

En repetidas ocasiones George Bush y sus aliados del Partido Republicano han señalado que no aprobar el TLC con Colombia sería darle la espalda a su mejor aliado de la región.

Mientras que Barack Obama recordó el viernes anterior que la industria automotriz estaba dentro de sus prioridades de Gobierno, por lo que se vería muy bien que pudiera cumplir con una de sus promesas electorales antes de llegar a la Casa Blanca.

Por otro lado, los líderes demócratas en el Congreso se dirigieron por escrito al secretario del Tesoro, Henry Paulson, pidiéndole que permita al sector automovilístico beneficiarse con los 700.000 millones de dólares del rescate financiero.

Así las cosas, un extraña relación une a la industria automotriz de Estados Unidos con la aprobación del TLC con Colombia.  

Siga bajando para encontrar más contenido