Industria colombiana ya superó la recesión; empresarios reportaron mejores expectativas para el 2010 | Finanzas | Economía | Portafolio

Industria colombiana ya superó la recesión; empresarios reportaron mejores expectativas para el 2010

En enero pasado, la producción y las ventas del sector completaron tres mes consecutivos de crecimiento. El presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, habló sobre el tema.

POR:
marzo 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-16

Las cifras que a finales del año pasado eran apenas señales positivas, en enero del 2010 se convirtieron en realidad. La industria colombiana salió de la recesión, al completar tres meses consecutivos en crecimiento positivo (noviembre, diciembre y enero).

Ayer (martes) la Encuesta de la Andi reveló que en el primer mes del año la producción creció 5,1 por ciento y las ventas del sector lo hicieron en 6,2 por ciento. Luis Carlos Villegas, el titular del gremio de los industriales, habló sobre el tema.

¿Cómo le fue a la industria en enero?

Colombia no ha sido ajena a la reactivación mundial. En el caso de la industria el crecimiento fue alentador durante enero pasado, con un crecimiento del 5,1 por ciento, mientras que la ventas del sector crecieron 6,2 por ciento.

¿Esto significa que la industria salió de la recesión?

La recesión industrial llegó a su fin de enero, cuando completamos tres meses consecutivos de crecimiento positivo.

¿Que tan sólida puede ser esta recuperación?

Una prueba de ello es que el crecimiento se registra en enero, mes en el que tradicionalmente las empresas hacen mantenimiento a los equipos, y mandan a sus empleados a vacaciones.

¿Cuál es el resultado por sectores?

De los 18 subsectores que medimos, en 13 de ellos hubo crecimientos. Hay repunte de dos dígitos en sustancias químicas, electrodomésticos, automotores y en autopartes. Además, hubo repunte importante en bebidas, confecciones, papel y otros productos químicos.

¿Y en las ventas?

Allí tuvimos 15 sectores con buen desempeño, tanto a nivel nacional como internacional. También vale la pena resaltar el comportamiento de nuestras exportaciones. La previsión de la Andi es que vamos a estar este año bordeando los 37.000 millones de dólares en ventas al exterior y que la tasa de reemplazo de nuestras exportaciones a Venezuela se está cumpliendo en un 75 por ciento.

¿A qué destinos se está haciendo esa diversificación?

A Estados Unidos, Suiza, y en tercer lugar los denominados 'resto de países', es decir a aquellos que no estaban en nuestras listas (Asia, África, Pacífico y de los Emiratos Árabes).

Los nuevos mercados están en Centroamérica en un 72,3 por ciento, en América Latina en general en un 60 por ciento, en Asia ya pesan 20 por ciento esas diversificaciones, en Estados Unidos 16 por ciento, en Europa 15 por ciento y en África y Oceanía 2,5 cada uno.

¿Qué dificultades persisten para la diversificación de mercados?

En primer lugar la competencia; los precios, la tasa de cambio y logística. A ellas se suman otras trabas menores como aranceles y promoción en el exterior, pero con menos peso.

¿Cuáles son las estrategias de las empresas para posicionarse en los mercados que ya atienden?

El 31 por ciento avanza en asuntos de gestión interna y mayor valor agregado en el corto plazo. El 17 por ciento está haciendo servicio al cliente e innovación.

¿Cómo ve el clima de los negocios?

Volvemos a una percepción favorable de los empresarios como en los niveles de mediados del 2008. Es más, en expectativas positivas de las empresas hemos regresado a los niveles de enero de 2007, año en que se registró una de las cifras históricas más altas, solamente superada por febrero del 2006.

Este indicador de clima de los negocios nos está indicando que el futuro es también muy positivo.

¿Qué problemas persisten en la industria?

El principal es el de la demanda, pero esta dificultad ha venido disminuyendo. Le siguen los problemas por tipo de cambio y materias primas. Sin embargo, los empresarios dicen que el segundo lugar lo ocupan los que en la encuesta aseguran que no tienen problemas.

¿Cuál es el panorama en materia de competitividad?

Los empresarios aseguran que este es un aspecto clave, al igual que los tributarios y arancelarios. También destacan los TLC y las relaciones internacionales.

¿Cuál cree que debe ser la agenda para el nuevo Gobierno y el congreso?

Según los empresarios, es necesario atender, en su orden, de manera prioritaria los siguientes frentes: Empleo; seguridad; infraestructura; TLC; relaciones favorables con los países vecinos y ambiente favorable para la inversión; política fiscal y tributaria; tasa de cambio; inflación; confianza al inversionistas.

¿Cuáles cree usted que son los asuntos prioritarios del Gobierno?

El tema fiscal tiene una gran importancia. El país tiene la necesidad de ahorrar los futuros ingresos extraordinarios provenientes de sus exportaciones de hidrocarburos y energía eléctrica y de minería. Este es un asunto que el presidente Álvaro Uribe debe dejar un avance de debate en el Congreso actual y luego con el nuevo Legislativo.

Sólo así Colombia podrá tener unas finanzas públicas ordenadas. En el tema fiscal está el futuro de la economía y de la calidad de vida de los colombianos. Otro asunto importante es el empleo, que el Congreso y el Gobierno deben enfrentar.

¿Qué hacer en materia de formalización del empleo especialmente entre los jóvenes?

Hay muchas propuestas. Estas van desde bajar los parafiscales, hasta asignarles un porcentaje mínimo. Eso habrá que analizarlo, pero hay que abrir el debate, especialmente en la campaña presidencial. También es clave definir un tratamiento para las Pymes.

Otro aspecto importante son las relaciones con los vecinos y la profundización de las integración con las grandes corrientes de comercio mundial, aprobación de los TLC.

¿Y qué lugar ocupa el tema tributario?

Yo me muero de la pena, pero me preocupa ver las propuestas de los analistas sobre la reforma tributaria. No he visto ninguna propuesta que signifique bajar los impuestos. Todas son para subirlos. A mi me parece que eso es inaceptable en momentos en que estamos por fin viendo una recuperación de la economía.

Entonces ¿qué hay que hacer?

Lo que debemos hacer es repartir más las cargas tributarias e involucrar a quienes están por fuera de estas obligaciones y hacer el sistema tributario mucho más transparente y fácil de ser aplicado, además de tener una política antievasión más estricta por parte de la Dian. Nosotros pasamos de 27,5 billones de pesos en el 2002 a 69 billones en el 2009, lo que indica que las exenciones no han ocasionado una reducción sino un aumento.

La reforma tributaria tiene que ser promotora de la recuperación económica y no su enemiga. El Gobierno y el Congreso también deben dedicarle especial interés a la infraestructura, con un horizonte de más largo plazo. No es posible que se esté perforando un solo túnel nuevo en la cordillera central.

Siga bajando para encontrar más contenido