Industria y comercio, a la baja en julio

Tras alentarse en junio, la industria habría tenido una caída en julio cercana a 1,3 %. Por su parte, el crecimiento del comercio será menor. Devaluación del peso e inflación seguirán presionando a la baja. A las 4:00 p.m., el Dane revelará las cifras.

Industria

Archivo

Industria

Finanzas
POR:
septiembre 15 de 2015 - 03:36 a.m.
2015-09-15

Durante el sexto mes, las ventas minoristas subieron 5,1 % en términos interanuales, mientras que la producción industrial repuntó 1,5 %, sorprendiendo a los analistas del mercado. 

El de junio, fue el primer avance de la industria en este 2015, lo que terminó una racha de cinco meses con tendencia a la baja. Además, en dicho mes, los resultados del sector industrial y comercial representaron un ajuste ordenado de la economía nacional en medio de una coyuntura difícil como consecuencia de la volatilidad en la tasa de cambio y la desaceleración mundial.

De todas maneras, la demanda interna podría presentar síntomas saludables en julio, lo cual reforzaría el comportamiento estable mostrado durante junio.

Sin embargo, la mayoría de los analistas considera un escenario cargado de riesgos y de un desempeño pobre en materia manufacturera. Además, se espera que el panorama para el comercio empiece a oscurecerse. Así están las cuentas frente a los datos que el Dane dará a conocer este martes. 

INDUSTRIA, A LA BAJA NUEVAMENTE

Los especialistas consultados por Portafolio.co consideran que la industria se recuperará gradualmente de cara al segundo semestre del año, debido a que la tasa de cambio actual fomentará la producción.

Adicionalmente, este escenario podría estar acompañado por la mejora en el ritmo de crecimiento de los principales socios comerciales y por la reducción de los aranceles de las materias primas importadas.

Por otra parte, el desempeño a la baja de las actividades de refinación, que son el principal ‘motor’ de la industria, sería explicado por el cierre temporal de la refinería de Cartagena.

Sin embargo, una vez que la refinería reabra, previsto para final de año, las actividades de refinación de petróleo deberán contribuir fuertemente a la producción industrial. Las actividades de refinación de petróleo representan cerca de 20 % de la muestra total.

Alexander Riveros, analista de Investigaciones Económicas de Bancolombia, proyecta que la producción industrial registrará una caída de 1,6 % anual, cifra que contrastaría con el crecimiento de 1,8 % observado en el mismo período del año anterior.

“Este resultado responde al deterioro de la confianza de los industriales, que recientemente ha permanecido en niveles bajos de 0,1 por ciento”, indicó Riveros.

Según el economista de Bancolombia, el subsector de refinación de crudo se caracteriza por su contribución negativa en los últimos meses: “En junio este renglón restó 0,8 puntos porcentuales al crecimiento de la producción industrial. Esperamos que este sector experimente un aumento de 0,1 % en el PIB de este año y se recupere en 2016 hasta 1,9 %”.

El equipo de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá estima que la contracción de las manufacturas será de 1,7 % en el séptimo mes del año como consecuencia de la reducción en la demanda de energía, en casi dos por ciento, y a una menor cantidad de días laborales.

Para Ángela González, economistas del Banco de Bogotá, el efecto de la devaluación de la tasa de cambio impacta de manera heterogénea a los industriales.

“Los importadores de materias primas registran incrementos en sus costos de producción, especialmente en el sector automotor, alimentos y producción de dispositivos eléctricos, mientras que otros sectores tienen incentivos para exportar”, explicó González.

Por su parte, Juan David Ballén, estratega de renta fija de Casa de Bolsa, la industria se contraerá 1,3 % en julio.

“Esperamos que esta tendencia a la baja se mantenga en lo que resta del año. Además, en el corto plazo, el sector no se ha visto beneficiado por la fuerte devaluación del peso y tampoco hemos ganado competitividad frente al resto de países emergentes”, concluyó Ballén.

COMERCIO, EMPIEZA LA DESACELERACIÓN

El economista ‘senior’ de Bancolombia, Alexander Riveros, calcula que el comercio crecerá pero a un menor ritmo.

Las ventas minoristas se habría expandido 1,7 % frente a la tasa de julio de 2014 (5,6 %): “El comportamiento de esta rama de la economía se asocia a la caída que ha tenido la confianza de los hogares y su disposición a comprar bienes durables como resultado, entre otras cosas, de la devaluación del peso, el aumento en la inflación y la caída en las cotizaciones del petróleo”.

Bajo este contexto, las estimaciones del equipó de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, señalan que las ventas minoristas sentirán una desaceleración de 3,9 % en términos interanuales.

“Los riesgos de decrecimiento en el sector persistirán porque la transmisión de la devaluación de la tasa de cambio a los bienes transables no favorece los crecimientos anuales de ventas al por menor, en particular de vehículos”, explicó Ángela González, economista del Banco de Bogotá.

Ahora solo resta esperar que el mercado laboral se mantenga sólido en lo que resta del año para evitar una descolgada en la demanda interna. Pero se mantiene un riesgo de caídas pronunciadas en la industria y el comercio por la renovada depreciación del peso colombiana que marca niveles superiores a los 3.000 pesos.

Sebastián Rojas

@jusebroj

Portafolio.co