'A la industria le falta innovar y socializar los seguros'

Colombia debería tener una producción de primas de unos 21 billones de pesos anuales. Hoy, el nivel de penetración de esta industria solo alcanza el 2,4 por ciento frente a países como Chile que tienen un índice de 4,5 por ciento, uno de las más altos de Latinoamérica.

Juan Pablo Salazar, presidente de DeLima Marsh.

Archivo particular

Juan Pablo Salazar, presidente de DeLima Marsh.

POR:
mayo 30 de 2013 - 12:19 a.m.
2013-05-30

Con el pleno convencimiento de que la apertura del mercado asegurador colombiano, tras la firma del acuerdo comercial con Estados Unidos, no desatará una estampida de compra de pólizas en el exterior, pero sí será una gran oportunidad para revisar algunos temas, Juan Pablo Salazar asumió en días pasados la presidencia de DeLima Marsh.

Prevé que el crecimiento de la industria aseguradora seguirá en terreno positivo, y es consciente de que las empresas deben hacer un esfuerzo bastante grande si quieren alcanzar una mayor profundización en este campo, donde la emisión de primas debería ser del orden de los 21 billones de pesos al año.

¿Por qué sigue siendo tan baja la profundización del seguro en Colombia?

Al sector asegurador le ha faltado innovar y socializar más los seguros. La penetración es muy baja y los indicadores nos colocan por debajo del promedio latinoamericano y muy lejos de economías como la chilena. Ahí está la oportunidad del negocio. Si estuviéramos en los índices de la región, el mercado asegurador colombiano produciría cinco billones de pesos adicionales de primas al año. Hoy apenas es de 15 billones.

¿Y qué hacer para alcanzar esos índices?

Los seguros van muy de la mano de la bancarización y de la incursión de los bancos a nuevos segmentos adonde antes no se llegaba. Queremos trabajar con otros líderes del mercado para promocionar más los seguros y ahí estamos hablando de nuevos canales de ventas, de recaudo, productos hechos a la medida de esos segmentos. Es llevar soluciones de protección a los estratos 1, 2 y 3, que nunca han sido atendidos por la industria.

¿Ayudará la apertura del mercado que se avecina a partir de julio próximo?

No veo un gran efecto (del TLC) en el mercado por cuanto en Colombia hay presencia de los mayores aseguradores del mundo. Creo, sí, que es una buena oportunidad para analizar el tema de coberturas y precios. En seguros de vida, se puede presentar presión a la baja en los costos porque entrarían grandes jugadores que tienen tasas de mortalidad diferentes a las nuestras, pero en los generales y seguros para empresas los precios son muy similares a los de otros países y, en algunos casos, inferiores. No habrá una desbandada de contratación de seguros en el exterior, como no la hubo en Chile ni en Perú.

¿Ve una dinámica especial en algún ramo asegurador?

Colombia se está volviendo un país más litigioso, la gente ya se está acostumbrando a reclamar y, en ese orden de ideas, tanto las personas como las empresas buscan mayores coberturas; de ahí que veamos una buena dinámica en el tema de responsabilidad civil. Es un seguro que responde a la coyuntura del país.

¿Y la infraestructura en dónde queda?

Sucede que las obras no han empezado con el dinamismo que el Gobierno anunció, pero los próximos cinco años traerán un fuerte aseguramiento de la infraestructura del país, algo que no sucedía antes, porque esos seguros estaban enfocados en el cumplimiento de los contratos y no en amparar las obras. Hoy, esos riesgos se le están pasando al contratista que construye y administra la obra; si algo sucede, existe una póliza que ampara los daños. El otro tema es el de los seguros asociados a agroindustria, pero creo que al sector le faltan un par de años para despegar, aunque ya estamos investigando y trayendo productos para responder a esa demanda futura.

¿Qué tanto ha evolucionado la correduría de seguros?

Bastante, y el reto más grande es que nuestros clientes nos dejen de percibir solo en el aspecto de transferencia de los riesgos al sector asegurador. Estamos hablando más de gestión de riesgo que de transferencia de esos riesgos, y ese es el reto que tenemos los corredores y los asesores en gestión.

Carlos Arturo García

Redacción Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido