¿Por qué la industria reclama por altos precios del azúcar?

Piden reglas claras para que se homologuen con los del mercado mundial.

¿Por qué la industria reclama por altos precios del azúcar?

Archivo

¿Por qué la industria reclama por altos precios del azúcar?

Finanzas
POR:
mayo 22 de 2015 - 01:10 a.m.
2015-05-22

Mientras el precio del azúcar en el mercado mundial ha caído más del 30 por ciento en el último año, de US$519 a US$356 por tonelada, los empresarios colombianos manifestaron su inconformidad por los precios que deben pagar en el mercado local.

Ahora, varios analistas de la industria de alimentos indicaron que la agroindustria azucarera tiene a su favor el Sistema Andino de Franjas de Precios (Safp) y el llamado Fondo de Estabilización de Precios del Azúcar (Fepa), que les permite vender 30 por ciento más caro en Colombia el mismo producto que se consigue más barato fuera del país.

Así, los grandes consumidores, agremiados en la Cámara de alimentos de la Andi, han hecho saber al Gobierno su inconformidad pidiendo reglas claras para equiparar los precios.

“Para esto debe revisarse el Fepa (una ecuación que nadie entiende) o las franjas de precios, pero no usar las dos en detrimento de la industria nacional, pues esta combinación crea una distorsión en el mercado”, dijo un empresario consultado por ‘Portafolio’.

Para el caso del Fepa, un análisis de la consultora EconEstudio indica que “este instrumento no ha servido para estabilizar el precio interno, ni es útil para estimular las exportaciones”.

Sobre la mecánica del Fepa, el informe concluye que tiene sentido, desde el punto de vista de la industria azucarera, pues permite mantener un equilibrio de precios más altos y cantidades más bajas (y mayores ganancias) que los que resultarían en un mercado local en competencia.

Frente a estas inquietudes, el gremio del sector azucarero, Asocaña, hizo saber que en Colombia hay libertad de importaciones. “Por tanto, es inconcebible que un industrial que puede importar con cero arancel no lo hiciere si el precio local no le favorece”.

“Según los datos oficiales de la Organización Internacional del Azúcar, el precio del azúcar es competitivo y está por debajo del precio de varios países productores”, dijo el presidente del gremio, Luis Fernando Londoño.

En cuanto al Fepa, consideró que la conclusión del estudio es contradictorio frente a otro que hizo la misma empresa a Asocaña; “este último concluye que la industria de confitería y chocolatería está protegida, y es tal, que los aranceles de los insumos que utiliza (azúcar, por ejemplo) podrían incrementarse sustancialmente sin que deje de seguir protegida”.

Ahora, para los consumidores de los hogares, el Dane indicó que el aumento de precio, en abril pasado, obedeció a la poca disponibilidad de materia prima (de los ingenios) para procesar, pues las lluvias en Valle del Cauca dificultaron la recolección de caña.

“El aumento se registró en 22 de los 24 mercados donde se negoció el producto en el mes; en Bogotá se registró el aumento más significativo con 10,46 por ciento, transándose el kilo a 1.932 pesos”, reportó el Dane.

EN COLOMBIA COMPRAMOS 50 POR CIENTO MÁS CARO

La compañía Nutresa, gran consumidor de azúcar, informó que en el último año el costo del producto se ha incrementado 27% abastecido localmente, mientras que la cotización del commodity ha bajado entre 21 y un 27%.

Así mismo, acorde con la información pública de Corabastos, el incremento en el último año del kilo de azúcar sulfitado fue del 27%.

En el caso de la importada, se ha incrementado en 46%, dadas las protecciones del Sistema Andino de Franja de Precios (Safp) y la devaluación.

Para asegurar su competitividad, adelanta programas de productividad, rediseño de productos y eficiencias, sumados al análisis de costos de manufactura en sus plantas de Perú, Costa Rica y México, dado que en Colombia pagan el azúcar un 50% más costoso que en esos países.

Frente al manejo de los precios, la empresa dijo que han solicitado al Gobierno la revisión de mecanismos de protección y particularmente del Sistema Andino de Franja de Precios (Safp), el cual ya no aplica en los demás países de la Comunidad Andina de la misma forma que en Colombia.