Inflación brasileña se aceleró en noviembre y supera meta oficial

Inflación brasileña se aceleró en noviembre y supera meta oficial

POR:
diciembre 09 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-09

k RÍO DE JANEIRO/AGENCIAS La inflación acumulada en los once primeros meses del año en Brasil fue del 5,97 por ciento, superior al 5,91 por ciento de todo el 2010, informó ayer el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). A falta de un mes para terminar el 2011, la inflación ya supera en cerca de 1,5 puntos porcentuales el objetivo del Gobierno para todo el año (4,5 por ciento), pero como esa meta admite un margen de tolerancia de dos puntos, los precios pueden llegar al 6,5 por ciento sin que el Banco Central tenga que darle explicaciones al Gobierno. Pese a que la autoridad monetaria consideraba superadas las presiones que habían elevando la inflación, hasta el punto de que en agosto empezó a reducir los tipos de interés, el índice de precios subió un 0,52 por ciento en noviembre, más que el 0,43 por ciento de octubre. Sin embargo, la inflación de noviembre fue inferior a la del mismo mes del año pasado, que alcanzó el 0,83 por ciento. La inflación del 5,97 por ciento acumulada entre enero y noviembre superó la registrada en el mismo periodo del año pasado (5,25 por ciento). En los últimos doce meses los precios subieron el 6,64 por ciento, indicó el organismo oficial. Según el IBGE, el índice de noviembre fue presionado principalmente por el aumento del 1,08 por ciento de los precios de los alimentos. La carne, con un aumento del 2,63 por ciento, fue el producto que más impacto tuvo en noviembre. El Banco Central había previsto una desaceleración de la inflación en el último trimestre del año, acorde con el enfriamiento de la economía brasileña debido a la crisis internacional y considera puntual el incremento de noviembre. El alza de los precios en noviembre acompaña una revisión a la baja del crecimiento de la mayor economía de Latinoamérica, debido a los efectos de la crisis de deuda en Europa. El Gobierno estima que la economía se expandirá este año en torno a 3,2%, muy por debajo del 7,5% registrado en el 2010, mientras los mercados esperan un alza del PIB de sólo 3%. Al mismo tiempo el Gobierno confía en un descenso progresivo de la inflación, un problema con largo historial en Brasil, debido al enfriamiento de la actividad mundial, que permitiría una mayor disponibilidad de bienes en el mercado interno.

Siga bajando para encontrar más contenido