La inflación está bajo control

Dados los registros positivos en el frente inflacionario, se prevé que el Emisor no aumente, por lo pronto, la tasa de interés.

Finanzas
POR:
abril 13 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-13

En marzo se registró el nivel de inflación anual más bajo en cinco décadas. Los precios presentaron un incremento de 0,25 por ciento, la mitad de lo registrado en el mismo mes del 2009 y muy por debajo de lo esperado por el mercado (Corficolombiana: 0,72 por ciento, consenso: 0,63 por ciento).

Lo anterior equivale a una inflación anual de 1,84 por ciento, inferior al dato de 2,1 por ciento en febrero. Para Corficolombiana, los últimos datos incrementan significativamente la probabilidad de que la inflación se ubique en el rango meta establecido por el Banco de la República para el 2010 (2-4 por ciento), y confirman la posición sostenida durante varios meses, que resalta la ausencia de presiones inflacionarias por el lado de la demanda en la actualidad. Por lo tanto, se ha revisado a la baja el pronóstico de inflación para finales del 2010: 3,5 a 3,2 por ciento.

La principal sorpresa de los datos de marzo estuvo asociada al moderado incremento en los precios de los alimentos. Los modelos de Corficolombiana sugerían un aumento de 0,82 por ciento en este rubro, frente al valor reportado de 0,52 por ciento, pues se estimaba un mayor impacto asociado al fenómeno de 'El Niño' (aunque menor al registrado en el primer bimestre).

Esta cifra refleja que dicho impacto ha sido más moderado que lo previsto, y confirma que el efecto será de carácter temporal, como lo habíamos anticipado. Sin embargo, una baja base estadística en el 2009, una gradual recuperación de la demanda interna, y una eventual corrección de los niveles deprimidos que se presentaron por el cierre del mercado venezolano (especialmente en el segundo semestre del 2009), impulsarán un incremento en los precios de los alimentos para finales del 2010 con respecto a lo registrado el año pasado.

La inflación sin alimentos ni regulados, la cual refleja de forma más adecuada la dinámica de precios por efectos de la demanda interna, continuó cayendo y su ubicó en 2,4 por ciento, el nivel más bajo desde que se tiene registro. Esta tendencia ha sido persistente desde septiembre del 2009, inclusive en enero y febrero, cuando surgió el temor de un rebrote inflacionario durante el 2010 y el cual calificamos de infundado en su momento.

El nivel actual confirma que la recuperación de la demanda interna es débil y refleja la ausencia de presiones inflacionarias por el lado de la demanda en la economía colombiana.

Por otro lado, después de la publicación del sorpresivo dato de marzo, las expectativas de inflación han mostrado una reducción sustancial. A diciembre del 2010 (según la encuesta mensual del Emisor) cayeron a 3,3 por ciento, frente a 3,6 por ciento el mes anterior. Las de largo plazo, medidas a través de la inflación implícita en el mercado de TES, disminuyeron a 4 por ciento (cinco años), 4,3 por ciento (10 años) y 4,5 por ciento (forward de cinco años en cinco años).

A pesar de que algunas de estas medidas aún se encuentran por encima del rango de inflación objetivo de largo plazo del Emisor, las recientes correcciones a la baja en las expectativas de inflación reducen la probabilidad de que el Emisor se vea en la necesidad de subir su tasa de interés en los próximos meses para anclar dichas expectativas. Aunque nuestra estimación indica un aumento en la inflación total en los próximos meses con respecto al nivel actual, el aumento será gradual y controlado, como se ha mencionado en varios reportes pasados.

Lo anterior estará acorde con la lenta recuperación de la actividad económica a lo largo del 2010, con una amplia brecha negativa del producto (aunque cerrándose lentamente) durante el 2010, y con pocas señales de presiones inflacionarias significativas por el lado de la demanda durante la mayor parte del año.

Por este motivo, se prevé que las inflaciones implícitas en el mercado de TES seguirán corrigiendo a la baja para ubicarse dentro del rango de inflación objetivo de largo plazo. Lo anterior contribuirá a una mayor corrección a la baja en las tasas de interés de los TES tasa fija, especialmente las de mediano y largo plazo.

Esto refuerza nuestra expectativa de que no habrá aumentos en la tasa de interés del Banco de la República sino hasta finales del 2010. Sin embargo, también hemos revisado nuestra proyección de tasa de interés de política monetaria para finales del 2010 a 4 por ciento (frente a 4,25 por ciento previamente), con alzas en el último trimestre del año. No obstante, hay una alta probabilidad de que el Emisor mantenga su tasa estable, inclusive durante todo el 2010.

Adicionalmente, dados los registros positivos en el frente inflacionario, el Banco tendría más espacio para dar impulso adicional a la reactivación económica a través de esterilización parcial de las compras de divisas diarias anunciadas a comienzos de marzo.

* Gerente de investigaciones económicas ** Analista macroeconómico