Inflación en Estados Unidos: persiste la preocupación

A pesar de que varios analistas económicos cambiaron sus perspectivas de política monetaria de la Reserva Federal luego de la última intervención en el Congreso por parte del Presidente de la FED (Ben Bernanke), las últimas cifras de inflación envían señales claras de preocupación frente al futuro desempeño de esta variable.

POR:
agosto 03 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-03

La moderación en el crecimiento del PIB del segundo trimestre del 2006 evidencia el deterioro de algunos componentes de la demanda del país que se asocia al apretón de liquidez emprendido por la FED. Entre abril y junio del 2006 el PIB creció a un ritmo anualizado de 2,5 por ciento, frente a 5,6 por ciento del trimestre anterior. Lo curioso de este resultado es que también muestra un incremento generalizado en los precios que pagan los residentes por la producción nacional. En efecto, en el segundo trimestre el Indice de Precios del PIB creció a una tasa anualizada de 3,5 por ciento, mientras que un trimestre atrás su variación había sido de 2,7 por ciento. El Indice de Precios del Gasto Personal (PCE), que sirve como medida de los diferentes gastos que realizan los hogares y de los que llevan a cabo otros agentes (industria y Gobierno) a favor de las familias, aumentó 4,1 por ciento en términos anualizados. Este resultado estuvo asociado principalmente al alza en el costo de los bienes no durables, los cuales pasaron de crecer a una tasa de 1,1 por ciento en el primer trimestre a 8,3 por ciento en el segundo trimestre. Es importante mencionar que la principal fuente de incremento en el costo de los bienes no durables se deriva del rubro correspondiente al gasto en gasolina, aceite combustible y otros bienes energéticos, el cual creció a un ritmo anualizado del 65 por ciento. Esto indica que la principal fuente de presión sobre los precios en Estados Unidos continúa siendo el alza internacional en el precio del petróleo. Sin embargo, los efectos del crudo comienzan a sentirse en otras categorías de consumo. De hecho, al finalizar el segundo trimestre el Indice de Precios del Gasto Personal, que excluye los precios de la energía y los alimentos, registró un alza anualizada de 2,9 por ciento, superior en 0,8 puntos porcentuales al crecimiento observado en el trimestre anterior. Dichos indicadores son un claro reflejo del incremento generalizado en los precios de la economía estadounidense, que en la actualidad se convierten en el principal determinante de las próximas medidas de política monetaria a tomar por la FED. Si bien la moderación en el crecimiento económico puede contribuir a aliviar las presiones inflacionarias vía una menor demanda final, la persistencia en el alza de los precios del petróleo seguirá afectando los gastos de operación de las empresas y por lo tanto la inflación total del país.***La principal fuente de presión sobre los precios en Estados Unidos continúa siendo el alza internacional en el precio del petróleo”

Siga bajando para encontrar más contenido