Influenza: impacto laboral y económico

Del 10 al 12 por ciento del ausentismo laboral tiene que ver con episodios de la enfermedad.

Influenza: impacto laboral y económico

Archivo Particular

Influenza: impacto laboral y económico

POR:
julio 27 de 2013 - 12:02 a.m.
2013-07-27

Malestar, desaliento, fiebre, dolor de cabeza, podrían ser los síntomas de un resfriado, máxime por estas épocas en las que el clima del país tiene oleadas de frío y viento en las mañanas o cuando cae la tarde, pero también, estas señales pueden ser la alerta de una enfermedad con implicaciones que, sino se atienden a tiempo pueden resulta muy graves.

Como lo dice el doctor Nicolás Medina, asesor médico de Sanofi Pasteur, resulta importante definir qué es un resfriado común o gripe y qué un contagio por influenza.

“Desde el punto de vista médico, corresponden a dos entidades fundamentalmente diferentes. Un resfriado común, usualmente incluye algo de dolor de garganta, irritación en los ojos y mucosidad, mientras que una influenza es una enfermedad que se presenta con fiebre severa, dolor muscular y de cabeza, con la diferencia, de que esta última es una enfermedad fundamentalmente incapacitante y la otra no”.

Con Consecuencias

Bueno, el tema hasta aquí puede entenderse como una enfermedad que, como todas, supone un momento de incubación, otro de desarrollo y al final se supera. Sin embargo, los estudios indican que la influenza involucra otros aspectos que van más allá de la salud, con impactos de índole laboral y económico.

Por ejemplo, explica Medina, la influenza puede tomarse hasta 15 días en desarrollarse y pasar, pero de ellos, de tres a cuatro días suelen ser incapacitantes para el adulto productivo, lo que implica costos para el sistema de salud y para las compañías, en términos de disminución en la productividad y el ausentismo.

“Hace algún tiempo se realizó entre la población adulta sana y productiva una investigación sobre el total de causas médicas de ausentismo laboral, y uno de los ítem era el de la influenza, al que se le atribuyó entre 10 y 12 por ciento del total.

NÚMEROS Y SALUD DE LA MANO

Esta semana se dio a conocer una herramienta que “permite calcular en pesos, el impacto económico que puede tener la implementación de una campaña de vacunación empresarial.

“Se trata de medir, con un modelo matemático, el costo-beneficio de vacunar a los empleados, como una medida preventiva que, seguramente, disminuirá las probabilidades de un contagio de influenza, el ausentismo y las incapacidades por este motivo”, sostiene Medina.

El objetivo es calcular el beneficio que puede generar en los procesos de productividad y en un menor número de incapacidades, la aplicación de la vacuna para personas en edad productiva.

Desde el pasado primero de julio se está aplicando la herramienta en diversas empresas del país. Hasta el momento, la medición va en el proceso de modelación y entrega de resultados de un porcentaje de ellas, y se están procesando los datos de 400 compañías más. Se espera que antes de finalizar el año se tenga el total de los modelos aplicados para entregar resultados.

Cabe decir, como lo indica el profesional médico, que la posibilidad por año de adquirir la enfermedad está entre el 10 y el 30 por ciento y, que además, hay que procurar que dicha vacuna contra la influenza se aplique anualmente, “pues el virus tiende a mutar y, para ello, se realizan estudios pertinentes, buscando crear cada vez, una vacuna ajustada al momento de la enfermedad”.

¿Qué pasa si no acude al médico?

Hay que tener en cuenta que las complicaciones de la influenza varían dependiendo del grupo poblacional. Por ejemplo, los adultos mayores tienen una probabilidad más alta de complicarse y llegar, en el peor de los casos, a la muerte. Los niños pequeños tienen una posibilidad mayor de hospitalización y, en los adultos jóvenes, las complicaciones no son tan frecuentes, pero, debido a que este es el segmento laboralmente activo, el impacto se ve en términos económicos.

LA VACUNA TIENE UNA EFECTIVIDAD DE HASTA EL 90 POR CIENTO

Las intervenciones de vacunación son fundamentalmente preventivas, pues lo que buscan es fortalecer a las personas antes de que comience el virus, y se haga más fuerte.

En el caso de la vacuna de la influenza, que según los expertos es de gran efectividad, pues alcanza niveles del 70 al 90 por ciento, resulta importante hacer uso de ella, cada año, en especial, porque sirve a cada segmento de la población con fines o expectativas diferentes. En el caso de los niños, el sistema pretende que se disminuyan las incapacidades por la enfermedad.

En los adultos mayores, es proteger la vida y, en el caso de los adultos sanos y productivos, evitar la disminución de la capacidad productiva y que se generen incapacidades laborales.

“Lo que hace la vacuna es fortalecer el sistema inmunológico de la persona y la protege contra el virus, y disminuye sus consecuencias”.

Astrid López Arias

Siga bajando para encontrar más contenido