Informalidad e insumos caros tienen contra la pared a quienes movilizan carga y pasajeros, dicen sus voceros

Entre el 2002 y el 2009 se completaron siete paros camioneros en los esos que dos argumentos han sido el común denominador.

POR:
mayo 16 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-16

La coyuntura se ha extendido también al terreno del transporte público de pasajeros, tanto en el servicio intermunicipal como colectivo y taxi. Lo más crítico, según deducen los propios empresarios, es que se trata de una problemática que está convirtiéndose en 'caldo de cultivo' para la informalidad.

"Desde hace rato venimos pidiendo que haya una planeación seria del sector, con unas normas estables y que no las estén cambiando a punta de decretos, circulares y resoluciones", dice el presidente de la Asociación Nacional de Transportadores (Asotrans), Marino Quintero Tovar.

A su juicio, la informalidad es consecuente con una actitud pasiva por parte del Ejecutivo para ejercer un control eficiente en la prestación del servicio de transporte público. "Aquí nadie controla y no se vigila sino a las empresas legalmente conformadas. Volverse ilegal se vuelve atractivo porque no se les exige", sostiene.

Al paso les salen las declaraciones de la Superintendente de Puertos y Transporte, Haydeé Cañizares Madariaga, quien ha reiterado en diversas oportunidades que la entidad a su cargo sí viene actuando y muestra de ello son, entre otras acciones, 570 sanciones administrativas ejecutoriadas en contra de los diferentes actores de la cadena del transporte de carga.

Por su parte, el secretario de Tránsito y Transporte del Ministerio de Transporte, Jorge Enrique Pedraza, sostiene que otros frentes de trabajo se fundamentan en políticas de mediano y largo plazo, como la racionalización del sistema de rutas intermunicipales en el territorio nacional, con lo que se pretende darle orden a ese servicio público.

Esos fueron los argumentos que defendió el funcionario ante los transportadores que participaron en el reciente congreso anual de la Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Terrestre (Aditt). Del encuentro con los empresarios se concluyó, entre otros aspectos, que es necesario un mayor debate yhacer una socialización de los proyectos de ley de inspección, vigilancia y control que el Ejecutivo viene promiviendo.
El objetivo es reducir costos

En cuanto al precio de los combustibles, el presidente de Asotrans afirma que, si bien medidas como la eliminación del arancel al diésel importado es sólo uno de los pasos encaminados a beneficiar al transporte público, no hay que dar por descartada esa alternativa, como lo sugirió el propio ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez.

La eliminación del arancel al producto que se trae del exterior es un tema que está en plena discusión en el Gobierno, dijo recientemente el Ministro, para quien es una medida con un impacto mínimo sobre el precio final del energético.

Quintero advierte que la reducción es sólo una parte de la estrategia. "Se trata de buscar las fórmulas que reduzcan los costos y hagan más llevadera la operación del transporte público", puntualiza.

RICARDO SANTAMARÍA DAZA
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido