Informalidad laboral afecta más a la población femenina

En el primer trimestre del año, 2’277.000 de ellas figuraban como informales, un 54,2 % del total.

Archivo Portafolio.co

Desempleo

Archivo Portafolio.co

Finanzas
POR:
mayo 25 de 2011 - 02:10 a.m.
2011-05-25

 

La informalidad laboral en las 13 grandes áreas metropolitanas, que en el primer trimestre del 2011 se situó en 50,9 por ciento (una reducción anual de 0,7 puntos porcentuales), está ensañada con las mujeres.

De acuerdo con la información del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) en el primer trimestre del año 4’198.000 mujeres estaban vinculadas al mercado laboral en las 13 áreas metropolitanas, de las cuales 2’277.000 figuraban como informales, es decir, el 54,2 por ciento de ellas.

Para el mismo periodo, de los 5’052.000 hombres ocupados, eran informales 2’432.000, que equivalen al 48,1 por ciento del total.

Entre enero y marzo, las mujeres pasaron a ser el 48,4 por ciento del total de trabajadores informales, el punto más alto para este periodo desde el 2007.

Para los hombres, por el contrario, la cifra ha venido bajando desde el 2007 hasta llegar a 51,6 por ciento del total de informales, dos puntos menos que hace cuatro años.

El total de trabajadores informales superó la mitad de la población ocupada en las 13 áreas: 50,9 por ciento, el mismo nivel del 2007, después de subir a un pico de 52 por ciento en el 2009.

El Dane clasifica como informales a los empleados y obreros que laboran en establecimientos, negocios o empresas que ocupen hasta cinco personas, incluyendo el patrono o socio; a los trabajadores familiares sin remuneración en empresas de cinco trabajadores o menos; los empleados domésticos y los jornaleros o peones en empresas de cinco trabajadores o menos y los patronos o empleadores de estas; los trabajadores por cuenta propia, excepto los profesionales independientes.

La mayoría de colombianos reportados como informales están ubicados en la categoría de trabajadores por cuenta propia, 59,4 por ciento, que lejos de significar un buen estatus laboral en la realidad andan en el muy coloquial y dramático rebusque.

El 83,6 por ciento de los trabajadores informales estaban afiliados a un régimen de salud, una buena parte de ellos en el esquema subsidiado, pero lo más grave es que apenas el 10,3 por ciento estaba afiliado a pensiones, incluso con una reducción frente al primer trimestre del 2010.