Ingleses llegan a reanimar el mercado de esmeraldas del país

En medio de los bajos niveles de extracción de las gemas, la firma Gemfields arribó al país para asociarse con empresarios en geología e infraestructura, pensando en quedarse.

Archivo Portafolio.co

Ian Harebottle / director ejecutivo de la multinacional inglesa Gemfields

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 20 de 2011 - 11:22 p.m.
2011-09-20

La multinacional inglesa Gemfields, la principal productora de piedras preciosas en el mundo, ‘aterrizó’ en Colombia para buscar nuevos negocios en el sector de esmeraldas, cuya producción ha caído en un 68 por ciento en los últimos siete años.

El director ejecutivo de la compañía, Ian Harebottle, explica que al sector le llegó la hora de invertir en ciencia, tecnología e infraestructura, para recuperar el lugar que alguna vez tuvo en el mundo.

¿Cuál es el panorama internacional de las piedras preciosas?

Las piedras y las esmeraldas están en la industria de los bienes de lujo y en este momento los diamantes son los reyes del negocio, mientras que las piedras de colores se encuentran bastante rezagadas.

Anteriormente esto no era así, porque las gemas tenían alta preferencia entre las personas, donde las más respetadas fueron las esmeraldas de Colombia.

Los diamantes han subido porque se les hizo minería de forma consistente y a gran escala, lo cual permitió llegar a los mayoristas de una forma regulada, para que pudieran producir de forma constante la joyería.

¿Qué potencial ven en Colombia?

Gemfields ve una gran oportunidad para revivir la industria de las piedras de colores y para darle mayor dinamismo al sector.

Hay que hacerlo de forma profesional, invirtiendo en tecnología, en ciencia, en infraestructura, en la gente y de forma fuerte en mercadeo y promoción.

No lo haremos solos, sino con el apoyo del Gobierno y de los socios de la industria, para que se pueda dar este resurgir.

La última semana trabajamos con los principales industriales de la esmeralda, entendiendo la forma en que pueden hacer más minería, promover más el comercio y darle una mayor actividad del sector.

¿Qué oportunidades tienen las esmeraldas colombianas?

Hay una gran oportunidad de tomar la esmeralda colombiana y devolverla a su sitio histórico. Si no se puede hacer que valga más que los diamantes, por lo menos que igualen su precio en los mercados mundiales.

¿Cuáles serán los pasos de su entrada a Colombia?

Gemfields va a instalarse en Colombia, con la prioridad de entender, a través de la geología, qué potencial hay en los depósitos, ya que a la fecha no se tiene un buen conocimiento.

Trataremos de hacer un buen mapa.

Una vez se tenga esta información, lo siguiente será trabajar con el Gobierno y con los principales industriales para mirar cómo se desarrolla este potencial. Si llega la oportunidad correcta, se pensará en comprar algunos proyectos mineros o tener participación en ellos. Hemos tenido buenos resultados en la industria africana y los queremos replicar en Colombia.

¿Qué grado de apertura han encontrado en el sector?

La industria anteriormente era muy cerrada y hermética a la llegada de nuevos actores, pero hoy es diferente, porque los empresarios quieren cambiar, necesitan cambiar y están listos para hacerlo.

Los empresarios reconocen que se requiere la llegada de compañías internacionales que aporten tecnología e infraestructura para hacer el cambio.

¿Qué trayectoria tiene Gemfields en el mundo?

Es la mayor productora de piedras preciosas del mundo, controlando aproximadamente el 20 por ciento del mercado de esmeraldas, con una producción aproximada de 3 millones de quilates al mes.

Es la mayor productora de amatistas, con 140 toneladas mensuales y tiene importantes yacimientos de rubíes, esmeraldas y de zafiros.

Tenemos minas en Zambia, Mozambique, Madagascar, Brasil y en un futuro seguramente en Colombia.

¿Por qué en Colombia la producción viene cayendo de forma progresiva?

Porque se ha invertido muy poco en las minas. Todo lo que se recoge se invierte en todo tipo de negocios, excepto en la misma industria. Cuando se comienza a hacer minería de esmeraldas es fácil encontrarlas cerca a la superficie; es algo fácil y muy barato.

Pero con el tiempo hay muchas más esmeraldas que están mucho más abajo y cuesta más encontrarlas, por lo que se necesita más infraestructura.

Al llegar a ese nivel se presentan situaciones de calor, de agua o se necesita electricidad. Entonces se requiere de infraestructura y si esta no existe se reduce la producción.

¿En cuánto tiempo esperan ser un jugador del mercado colombiano?

No tenemos una certeza del tiempo, pero puede ser entre 18 meses a dos años.

¿La forma de entrar sería comprando minas o aportando capital para proyectos?

Lo ideal sería una combinación de las dos alternativas. Gemfields nunca ha hecho todo solo, sino en asociación. Nuestra visión es hacer grandes negocios con grandes socios.

¿Qué perspectiva tienen por la oposición de algunos sectores a la minería a gran escala?

Para nosotros, la parte ambiental y social son elementos claves para un desarrollo a largo plazo de la minería y no los vemos como un obstáculo.

Ómar G. Ahumada

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido