'Ingreso de Colombia a la Ocde es un gran error': Jan Kregel

El economista estadounidense lanza advertencias y dice que el desempleo sigue muy alto en el país.

Jan Kregel dice que crecimiento económico sin generación de empleo no es desarrollo.

Claudia Rubio/EL TIEMPO

Jan Kregel dice que crecimiento económico sin generación de empleo no es desarrollo.

Finanzas
POR:
agosto 22 de 2014 - 03:16 p.m.
2014-08-22

Colombia comete un gran error en perseguir el objetivo de entrar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), porque eso debe ser para países con un grado similar de desarrollo, dice el economista Jan Kregel, investigador del Levy Economics Institute of Board College de Estados Unidos.

El experto, relator de la Comisión de la ONU sobre la reforma al sistema financiero internacional, participa en la Décima Semana Económica de la Universidad Central.

Colombia ha basado su crecimiento en productos básicos. ¿Cómo mantener esa tendencia a largo plazo?

Lo que se puede predecir para una economía como la colombiana es una crisis externa sustantiva porque, si se mira el déficit externo, algo así como el 50 por ciento de las exportaciones de Colombia provienen del petróleo. Si hay una disminución de los precios, el primer impacto es empeorar el déficit externo y reducir los flujos financieros y habrá una presión fuerte sobre la tasa de cambio y la posición de los exportadores empeorará.

¿Qué debe el país hacer para reactivar la industria?

Hay un impacto de la enfermedad holandesa. Las exportaciones de materias primas han tenido una elevación de precios y han apreciado la tasa de cambio. Por eso, otras exportaciones son menos competitivas. Otro factor es la redistribución de las manufacturas globalmente. Si uno mira el impacto de las importaciones en la economía colombiana, hay un gran incremento de las compras a Asia.

¿Colombia tiene enfermedad holandesa?

Absolutamente sí. La enfermedad holandesa se puede clasificar de dos maneras: una es simplemente el impacto de los productos básicos, creando una mejora en los términos de comercio y un aumento de los ingresos del país. Pero el impacto de la tasa de cambio en la competitividad acaba con un incremento de los ingresos nacionales y al mismo tiempo se abaratan los bienes importados.

El peligro real de la enfermedad holandesa no está solamente en la tasa de cambio, sino que se ve en la distribución del consumo de productos nacionales a importados.

Una mejora en los precios de las materias primas es lo mismo que un incremento en los ingresos nacionales pero, al mismo tiempo, esto causa una apreciación en la tasa de cambio y el ingreso doméstico incrementado se va a gastar en bienes más baratos y estos son los importados. Entonces es un factor doble.

¿Es sano para Colombia ingresar a la Ocde?

Es un gran error. México y Corea cometieron el mismo error y ambos sufrieron crisis financieras sustantivas como resultado de esto. Si nos remontamos a las viejas teorías de los economistas estructuralistas, se alegó que una de las condiciones básicas para ingresar a cualquier tipo de acuerdo de esta naturaleza es que hubiese un nivel similar de desarrollo, de productividad y de competitividad.

Colombia va a entrar a la Ocde sin preocuparnos por competir con Estados Unidos, y estamos hablando de competir con México. La pregunta es si Colombia va a ser capaz de competir en los mercados internacionales con otros países en desarrollo que ya están en la Ocde y no parece prometedor. ¿Por qué se quiere entrar a la Ocde? Es básicamente para darles confianza a los inversionistas extranjeros para que inviertan en Colombia, pero esto implica empoderar más la enfermedad holandesa.

Pero Colombia es hoy uno de los países de Latinoamérica que más crece.

Es un crecimiento que desilusiona. No se puede mirar crecimiento sin empleo. Si se va a desarrollar la economía no importa qué tan alta sea la tasa de inversión ni qué tan alto sea el crecimiento si no se genera empleo. Si no se reduce el sector informal no se está generando desarrollo.

Pero el desempleo ha bajado...

Ha bajado, pero no es mucho y sigue siendo sumamente alto. Hay un problema de desempleo disfrazado que debe ser de 40 por ciento. La pregunta es ¿Por qué? La explicación proviene de la enfermedad holandesa y del impacto sobre el sector de manufacturas.

¿HAY QUE REGULAR MERCADOS?

La dificultad es que nunca habrá una regulación que dé estabilidad a los mercados financieros en el mundo, porque estos siempre van adelante de los reguladores.

La reglamentación está para reducir la rentabilidad de los bancos y estos existen solo si pueden tener utilidades sustanciales en su negocio.

Fernando González P.
Subeditor Economía y Negocios