Las 4 iniciativas para mejorar la operación de TransMilenio

Los 7 operadores del sistema proponen mejorar las vías, ampliar las estaciones y rediseñar las rutas. Los usuarios piden más civismo y seguridad, y experto dice que el desafío es hacer todo más simple.

Proponen el mejoramiento de las vías actuales, que por el mal estado eleva los costos de mantenimiento de los buses.

Archivo Portafolio

Proponen el mejoramiento de las vías actuales, que por el mal estado eleva los costos de mantenimiento de los buses.

Finanzas
POR:
septiembre 26 de 2014 - 01:55 a.m.
2014-09-26

En momentos en los que el Distrito empieza lentamente a concretar sus planes en movilidad, Portafolio recopila las cuatro propuestas que hay sobre la mesa para mejorar la operación del Sistema Integrado de Transporte Masivo (SITM) de Bogotá.

Entre abril y junio de este año, en articulados, alimentadores, buses, busetas y colectivos se movilizaron 428 millones de pasajeros, el 62,8 por ciento de los pasajeros de la ciudad estuvo a cargo del SITM. El porcentaje representa, según el Dane, un incremento del 28,7 por ciento con respecto al mismo periodo del 2013.

¿Qué se debe hacer para hacerlo eficiente? Para algunos el problema radica en la falta de capacidad, causada por su propio éxito; para otros, la crisis actual se debe a una mala planeación de las rutas que descarta lo sencillo y funcional.

¿QUÉ OPINAN LOS 7 OPERADORES Y LOS EXPERTOS?

TransMilenio es operado por 7 empresas: Ciudad Móvil, Transmasivo, Express del Futuro, Somos K, SI99, Metrobus y Connexión Móvil, y han hecho tres propuestas a la compañía: mejorar las vías, ampliar las estaciones y rediseñar las rutas actuales.

En primer lugar, se propone el mejoramiento de las vías actuales, que por el mal estado eleva los costos de mantenimiento de los buses, y reactivar el plan de expansión de nuevas troncales. De esta manera, se aumentará la velocidad de los buses, se reducirán los tiempos de desplazamiento y aumentará la capacidad del sistema sin aumentar la flota. Esta labor debe ser ejecutada por el Distrito. Ayer, el director del IDU, William Camargo, anunció que la construcción de la troncal por la Boyacá comenzará en mayo del próximo año y demorará cerca de 18 meses. Serán 35 km que se sumarán a los 112,9 km existentes.

En segundo lugar, con el propósito de disminuir la congestión en las estaciones y al interior de los buses, los operadores proponen aumentar la capacidad y continuar con el plan de expansión de nuevas estaciones. Esto incluye la construcción de más torniquetes y cambios en los sitios de venta de pasajes para disminuir las filas.

También proponen que será necesario mejorar intervalos de tiempo entre un bus y otro de acuerdo a la demanda.

En el tercer pilar, los siete operadores le propondrán a TransMilenio rediseñar las rutas actuales.
Será un punto intermedio entre lo que hay actualmente y lo que propuso Guillermo Ramírez, profesor de Administración de Empresas, quien desarrolló hace dos años el estudio ¿Por qué no funciona TransMilenio? Más rutas corrientes y menos expresos.

Los dueños de la flota de buses proponen simplificar la información al usuario a través de rutas más eficientes y sistemas de comunicación en tiempo real. El consultor chileno Juan Pablo Rioseco, especialista en diseño de sistemas de información a usuarios de transporte, asegura que el sistema de zonificación por letras y colores es funcional. Sin embargo, está saturado, debido a que la operación y el diseño de rutas se ha vuelto cada vez más complejo para acomodar una creciente demanda.

“Se puede esperar que en el futuro cercano TransMilenio repiense un sistema más intuitivo (norte, sur, oriente y occidente) y también considere el SITP y futuros sistemas de trenes, de manera que se consolide una oferta de transporte integrada”, afirmó Rioseco, quien participó en el diseño del sistema para Fase II y en el estudio para el SITP.

El mayor desafío de un sistema de información, señala el experto, es hacer parecer simple lo que muchas veces es muy complejo. “No son los usuarios quienes deben transformarse en expertos, sino los expertos en transporte quienes deben resistir la tentación de entregar demasiados detalles que pueden ser irrelevantes para los usuarios”, concluye.

REFORZAR LA CULTURA CIUDADANA 

La cuarta propuesta proviene de los usuarios: es revivir la cultura ciudadana y mejorar la seguridad.

El sistema sufre los males que tanto se le criticaron al transporte tradicional: ventas ambulantes y hurtos. En cultura ciudadana vamos rajados; los jóvenes ocupan las sillas azules, destinadas para embarazadas y adultos mayores, y algunas personas abren las puertas a la fuerza para no pagar.

Según TransMilenio, en los últimos dos años se han ‘colado’ al sistema más de 23 millones de personas.

Christian Pardo Q.
chrpar@eltiempo.com