‘La innovación tiene que ser una religión’

Según Jaime Rivera, presidente del Banco Latinoamericano de Comercio Exterior (Bladex), para que las empresas de la región puedan crecer y abrirse nuevos mercados deben ser cada vez más eficientes.

Archivo Portafolio.co

Jaime Rivera / Presidente del Banco Latinoamericano de Comercio Exterior (Bladex).

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 12 de 2011 - 11:18 p.m.
2011-09-12

 

América Latina está rompiendo el cordón umbilical comercial con Estados Unidos y Europa, únicos dos mercados a los que hasta hace pocos años exportaba sus productos.

El intercambio intrarregional y los despachos a Asia han venido en aumento, lo que ayudará a compensar una ‘destorcida’ de los dos primeros destinos.

Latinoamérica está mejor posicionada ahora para enfrentar una desaceleración y hasta una recesión internacional.

Para Jaime Rivera, presidente del Banco Latinoamericano de Comercio Exterior (Bladex), los flujos de capitales a la región se van a mantener en el tiempo y como el dólar continuará siendo una divisa débil, “nuestras monedas van a seguir fuertes”.

En ese entorno de crecientes ingresos de capitales y revaluación, el futuro de las empresas latinoamericanas depende de si “hacen de la eficiencia y la innovación una religión”, de lo contrario van a perder mercado.

¿Cómo están viendo la economía mundial?

La situación en el mundo es de gran incertidumbre y por lo tanto de gran riesgo. Muy delicada en Europa y difícil en Estados Unidos. Sin embargo, ante esa incertidumbre, la situación de América Latina es bastante sólida.

Si se complica el entorno financiero lo vamos a sentir, pero no va ser nada que no podamos manejar y resolver.

¿Por qué afirma eso?

Nuestra gestión macroeconómica ha mejorado muchísimo y hoy es ejemplo la forma en que se debe manejar una economía. La deuda del Estado en América Latina oscila entre 30 y 45 por ciento del PIB, Colombia está en 45 por ciento.

La de Estados Unidos e Italia, 100 por ciento; Japón, más de 200 por ciento, lo que nos da una enorme flexibilidad y nos ofrece alternativas para poder instaurar programas anticíclicos.

¿Cuál es el beneficio de ese bajo endeudamiento?

Que si hay crisis de liquidez el Banco de la República, por ejemplo, puede proveer liquidez y compensar al mercado sin ningún problema.

Además, también crea gran confianza en la moneda local, y esa confianza, que es el pilar del sistema financiero, se va a mantener.

¿Y en materia comercial?

Hoy ya no se trata de vender nuestros productos a dos únicos mercados, Estados Unidos y Europa, sino que han surgido otros jugadores muy importantes: China y Asia en general, y el mercado internacional.

El comercio entre los países de América Latina hacia América Latina, que no eran nada hace una década, representan en promedio 20 por ciento de las exportaciones de la región.

¿Y Asia?

Las exportaciones a China también eran nada hace una década. Entonces tenemos más posibilidades de poder compensar lo que sería una caída en Estados Unidos y Europa con las ventas a América Latina y a Asia.

La región le está vendiendo alimentos que por efectos demográficos es poco probable que China, India y otros países reduzcan su demanda sustancialmente aun en el contexto de una desaceleración en esas economías.

¿Y Colombia?

Colombia tiene una armadura puesta en términos de su gestión macroeconómica, cuya banca depende poco o nada de lo que pueda estar pasando en los mercados internacionales.

¿Alguna sugerencia o recomendación?

El secreto que hemos visto en aquellas empresas que están logrando crecer y ser exitosas como nunca son aquellas que le han dedicado muchísimo tiempo, capital y atención a la innovación y eficiencia.

Estamos convencidos de que en la medida en que una empresa consiga cada vez hacer más con menos esa competitividad le va a permitir crecer. Las que no hagan eso como religión, probablemente van a perder mercado.

DUPLICARÁN DESEMBOLSOS

El Bladex fue fundado en 1977 por 25 gobiernos de la región para apoyar el comercio exterior de América Latina.

En el 2010 sus desembolsos al país sumaron 481 millones de dólares, que Bladex pretende duplicar en el transcurso de los próximos 12 meses.

Dado el rápido crecimiento en Colombia, desde el 1° de mayo funciona una oficina de representación, “porque nos dimos cuenta de que la necesitábamos y que el país se merecía una atención desde Bogotá”, señaló Rivera.

Hasta principios de este siglo, su actividad estuvo orientada a los bancos, y desde hace cuatro años comenzó a apoyar directamente a las empresas, de tal forma que hoy día el 50 por ciento de su actividad es con compañías y el 50 por ciento con bancos.

Jorge Correa C.

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido