Inseguridad jurídica en Bogotá desplaza a los constructores

Distrito defiende gestión, pero los urbanistas se siguen quejando y están 'mirando' a otras ciudades.

La mayoría de la vivienda que se construye en la ciudad se aprobó hace varios años.

Archivo particular

La mayoría de la vivienda que se construye en la ciudad se aprobó hace varios años.

Finanzas
POR:
marzo 12 de 2015 - 12:55 a.m.
2015-03-12

La demanda de vivienda insatisfecha en Bogotá supera las 300.000 unidades y la administración distrital apenas ha gestionado 8.000 para los más pobres.

Estas cifras de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), regional Bogotá Cundinamarca, volvieron a alertar sobre la inseguridad jurídica y la incertidumbre generada por el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que sigue suspendido.

Esto, de paso, ha obligado a los constructores a explorar negocios en otras ciudades.

Aun así,  la Secretaría Distrital del Hábitat resaltó que solo en el segmento de Vivienda de Interés Prioritaria (VIP) se gestionaron 27.656 unidades, algunas de ellas en obra, licenciamiento, estudios y diseños.

Con base en el censo de edificaciones del Dane del 2014, la entidad también destacó el inicio de 35.338 viviendas en todos los rangos.

Sin embargo, la gerente de Camacol, Martha Moreno, advirtió que buena parte de esas iniciaciones se lograron en proyectos que hacen parte del programa del Gobierno de Vivienda para Ahorradores (Vipa).

“Si bien la administración participó en alguna medida en estas, mal hace en argumentar que se lograron por la gestión de suelo o a través de las modalidades del subsidio distrital”, anotó Moreno.

Según la directiva, Bogotá necesita que esas unidades, que presenta el Distrito como gestionadas, se concreten en iniciaciones, mucho más si se tiene en cuenta que las cifras están lejos de la meta planteada: 70.000 VIP.

MÁS TRAMITOLOGÍA

Esto –asegura Moreno–, también es producto de la falta de claridad en las normas y del exceso de trámites: cerca de 57 que, a su vez, tienen 1.200 subtrámites. La directiva reconoció que se han realizado varias mesas de trabajo y destacó que en abril habrá anuncios sobre ajustes en trámites prioritarios.

La idea es que se reviertan las cifras a la baja en Bogotá, entre ellas, la caída de 10,5 por ciento en las licencias de construcción para vivienda el año pasado respecto al 2013 y de 1,6 por ciento en Cundinamarca.

La firma Galería Inmobiliaria también registró para el año pasado una variación de -7,3 por ciento en las ventas en la ciudad y de -10,7 por ciento en los municipios aledaños al departamento.

Sin embargo, en el 2015 se prevé que en Cundinamarca los planes del Gobierno serán claves para los constructores que tuvieron que irse con el fin de contrarrestar lo sucedido en Bogotá.

SIN NORMAS CLARAS SE FRENAN OBRAS

“Por la incertidumbre en las normas de Bogotá hay muchos municipios y ciudades ofreciendo oportunidades”, dice un informe de la firma CMS+GMP Asociados. Los directivos Héctor Gaviria y Camilo Manrique señalan que “la falta de claridad no deja saber si es posible avanzar en el diseño de una obra; incluso, impide adelantar la consecución de un terreno, porque al final del negocio la reglamentación podría ser otra; así, la posibilidad de quedarse con un proyecto atrapado en una curaduría es alta. La suspensión del POT golpea duro al sector”.

Gabriel E. Flórez G.

Economía y Negocios