Inseguridad y pobreza, retos para el nuevo presidente de Panamá

Panamá/AP. Los panameños acuden el domingo a las urnas para elegir al presidente de los próximos cinco años entre un empresario exitoso y una mujer curtida en la política, pero con un pasado polémico.

POR:
mayo 02 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-02

Los 2,2 millones de electores aptos para sufragar deben decidir si se inclinan por el empresario opositor Ricardo Martinelli, que ofrece un cambio, o la oficialista Balbina Herrera, que de ganar prolongaría en el poder al Partido Revolucionario Democrático (PRD). Martinelli, de la Alianza por el Cambio integrada por cuatro partidos conservadores y de derecha, hace su segundo intento por alcanzar la presidencia después de su derrota en 2004 y llega esta vez como el favorito en las encuestas. El ganador gobernará este país de América Central de 3,3 millones de habitantes a partir del primero de julio y hasta el 2014, y tendrá entre sus principales desafíos inmediatos atender la crisis de inseguridad, evitar el desplome del empleo y resolver el caos del transporte capitalino. Los comicios, tienen lugar en un país cuya economía creció 8,7 por ciento en promedio durante los últimos cinco años y el desempleo se redujo de 12 a 5,6 por ciento, gracias a un aluvión de inversión extranjera y pública, durante el Gobierno de Martín Torrijos. Sin embargo, el 28,6 por ciento de los panameños vive en la pobreza y el crecimiento económico será menor este año, entre 3 y 4 por ciento, debido a la crisis mundial, y hay temor por el impacto en el empleo. La obra de infraestructura más grande de los últimos años está en proceso: la expansión del canal por un costo de 5.250 millones de dólares, a la que ya se le consiguió financiación internacional por 2.300 millones de dólares. A ello se suma la creciente ola de delincuencia y criminalidad. Para el 47,2 por ciento de los panameños, la inseguridad, el crimen y la violencia constituyen el principal problema en un país donde el número de homicidios pasó de 444 en el 2007 a 593 en el 2008 (uno cada 14 horas) y en lo que va de este año, las cifras van camino de superar registros anteriores, según informes de la Fiscalía. Muchos de ellos tienen relación con el narcotráfico y las pugnas entre pandillas. Los dos principales candidatos - Balbina Herrera. La ex ministra de Vivienda, de 54 años es ingeniera agrónoma, es la candidata de la coalición encabezada por el Partido Revolucionario Democrático (PRD), en el poder; el Partido Popular y el Partido Liberal. - Ricardo Martinelli. Se graduó en mercadotecnia de la Universidad de Arkansas, es un exitoso empresario de 57 años y candidato de la coalición opositora. El magnate busca por segunda vez la presidencia. Un lugar para invertir y envejecer Panamá/AFP. Panamá se ha convertido en los últimos años en un nuevo Miami no solo para los latinoamericanos, sino también para multitud de extranjeros que en cinco años, bien por trabajo, negocios o jubilación, han decidido invertir e irsen a este país. Sin embargo, todas las facilidades que Panamá ha dado a la inversión y a los nuevos residentes también han traído problemas colaterales, como el crimen organizado y el narcotráfico. Según datos de Migración, entre el 2004 y el 31 de marzo del 2009 se legalizaron en Panamá cerca de 45.000 extranjeros, de los cuales el 45 por ciento son colombianos, 12 por ciento estadounidenses, 9 por ciento chinos, 7 por ciento venezolanos y el 5 por ciento dominicanos. De acuerdo con las autoridades, las ventajas económicas, las facilidades aéreas, el dólar, la seguridad, el clima, así como las obras de ampliación del Canal, han facilitado que muchas personas de Colombia, Estados Unidos o Venezuela hayan decidido venir a Panamá a invertir para quedarse. Los permisos de residencia se han convertido en una fuente de ingresos para la administración panameña, que en el primer trimestre del año recaudó más de 4 millones de dólares por este concepto, el doble que en el mismo periodo del año pasado. Muchos de estos nuevos residentes son funcionarios de más de 100 organismos internacionales, incluidas varias agencias de Naciones Unidas ubicadas a orillas del Canal, en la Ciudad del Saber, o ejecutivos de más de 20 multinacionales, como Caterpillar, HP o Sanofi Aventis, que han decidido dirigir sus operaciones para el continente desde aquí. Las facilidades ofrecidas por el gobierno de Martín Torrijos para estos organismos y empresas para que ocupen la antigua base estadounidense han contribuido a esta inmigración de lujo, así como las decenas de miles de viviendas que se están construyendo en el país, la mayoría en la capital, donde los rascacielos compiten en altura y osadía. Panamá ha ocupado el primer lugar durante seis años de la lista de los mejores lugares para jubilados que elabora la renombrada revista estadounidense Internacional Living. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido