El intercambio de datos bancarios será exigente

El intercambio de datos bancarios será exigente

Finanzas
POR:
abril 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-22

Estrasburgo/EFE. La Presidencia española de la UE y la Comisión Europea (CE) garantizaron ayer a la Eurocámara que tendrán en cuenta la mayor parte de sus exigencias en la negociación de un nuevo acuerdo para la transferencia de datos financieros a Estados Unidos, en el marco de la lucha antiterrorista. “He podido comprobar que hay una serie de problemas que preocupan especialmente (al Parlamento Europeo- PE) y quiero garantizar que formarán parte de las directrices de la negociación que el Consejo va a aprobar”, dijo el secretario de Estado español para la UE, Diego López Garrido, tras escuchar a los eurodiputados. La primera de esas preocupaciones y en la que más insistieron los parlamentarios es la necesidad de impedir que se transfieran datos ‘al por mayor’. Según López Garrido, los gobiernos de la Unión comparten esa postura y consideran que no se puede admitir una transferencia “indiscriminada”, sino que la extracción de los datos debe darse sólo cuando haya “razones fundadas” para pensar que el ciudadano puede estar vinculado con el terrorismo o sus redes de financiación. Además, garantizó -tal y como reclama el PE- que el futuro acuerdo asegurará los derechos fundamentales y ofrecerá a los ciudadanos posibilidad de recurso si creen que sus datos han sido mal utilizados en igualdad de condiciones con los estadounidenses. La comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, también quiso ofrecer garantías a los diputados y aseguró además que, en las negociaciones con E.U., Bruselas tratará de reducir el volumen de información que se transfiera. Los parlamentarios, por su parte, aseguraron que desean que se cierre un acuerdo, pero siempre que garantice el respeto de los derechos de los ciudadanos y recordaron que la Eurocámara sigue dispuesta a utilizar sus competencias si no está conforme con lo que negocie la CE. Un acuerdo que se ha demorado El pasado mes de febrero, el Parlamento vetó la aplicación del anterior acuerdo alcanzado entre la UE y E.U., conocido como expediente Swift por el nombre de la empresa que gestiona la mayor parte de datos de las operaciones financieras. Desde entonces, el Ejecutivo comunitario ha presentado a los Estados miembros un proyecto de mandato para renegociar un pacto con E.U. ANDRUI