Intereses afectarían las compras en supermercados

El auge consumista de los colombianos parece haber llegado a un punto de quiebre, en donde se detiene el aumento de las compras, debido al encarecimiento que están teniendo los créditos financieros por cuenta de las 15 alzas de tasas de interés que realizó el Banco de la República entre abril del 2006 y febrero de este año.

POR:
julio 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-10

Hace dos años una compra con crédito de consumo tenía un costo promedio de 20,3 por ciento efectivo anual, hoy vale 25,02 por ciento, un 23 por ciento más, que es especialmente sensible para los hogares. Los analistas explican que el crecimiento del dinero plástico y las facilidades de pago estaban motivando a muchas personas a hacer compras con tarjeta de crédito, lo cual se estaría revirtiendo ahora por los mayores intereses, y los primeros en sentirlos son los supermercados o grandes superficies. Estos se han convertido en uno de los principales centros de abastecimiento de todo tipo de artículos y además en muchos casos, cuentan con sus propios mecanismos de financiación. Ricardo Durán, gerente de investigaciones económicas de Corredores Asociados, afirma que haber aumentado la carga financiera a los hogares se sintió en el PIB del primer trimestre, pues el menor consumo afectó el crecimiento económico. “Es clarísimo que algo muy serio le pasó al consumo en el primer trimestre y esto sería lo que está llevando a que la gente ya no compre tanto en almacenes de cadena sino en tiendas de barrio”, indica y agrega que esta situación se produce porque en las tiendas se puede comprar fiado y no se pagan intereses. Otro factor que hace más sensible el encarecimiento del crédito es el incremento de la inflación, que en la primera mitad del año ya se devoró el aumento del salario mínimo. Las medidas del Emisor no solo han llevado a que el crédito de consumo sea el que más se haya desacelerado (su cartera pasó de crecer al 76 por ciento en mayo del 2007 al 29 por ciento en el mismo mes de este año), sino que además los desembolsos para estas líneas de financiación son los que más caen: pasaron de ser 3,22 billones de pesos en mayo del 2007 a 2,78 billones un año después, lo que implica una baja de 13,7 por ciento. El consultor Juan Carlos Echeverry manifiesta que si tal como lo prevén muchos analistas se presenta un nuevo aumento de tasas de interés, no se afectarán inmediatamente el bolsillo de los colombianos, pues siempre hay un rezago de 10 ó 18 meses, “los cambios los vamos a empezar a sentir fuertemente el año próximo”, agrega. No obstante, lo cierto es que hoy ya se están sintiendo las alzas realizadas en abril del 2006. SE SIENTE HASTA EN LAS ACCIONES El hecho de que los hogares estén menos dispuestos a comprar en los supermercados también es valorado por los inversionistas de acciones, quienes este año han castigado los papeles de estas empresas y el caso más visible es el del Éxito, cuya acción se desvalorizó 25,38 por ciento en el primer semestre. “La disminución del consumo es innegable y eso afecta los ingresos de los supermercados, que cada vez deben bajar más sus márgenes para no afectar su facturación, en medio de una dura competencia”, sostiene Álvaro Camaro, analista de Stanford Bolsa y Banca. No obstante, el analista, considera que los bajos precios de estas acciones son una oportunidad de compra, porque así los intereses estén más caros, lo hogares tienen que seguir haciendo mercado. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido