Intereses: industria vs. sector financiero

La sala de juntas del quinto piso del Banco de la República será de nuevo testigo, este viernes, de un acalorado debate entre los siete codirectores de la entidad que reflejará también las posiciones encontradas que hoy enfrentan al sector industrial (exportadores, importadores, productores agrícolas y de servicios) y al sector financiero (analistas de bancos, comisionistas, fondos de pensiones, firmas internacionales y centros de investigación como Anif y Fedesarrollo).

POR:
julio 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-22

Mientras el primer grupo suplica, apoyado por el Gobierno, que el Banco de la República no suba más sus tasas de interés de referencia, pues esto les está encareciendo demasiado su capital de trabajo y está desacelerando la economía del país más de la cuenta, el segundo grupo cree que el Banco no se debe dejar influenciar por esos pedidos, y por el contrario, debe enviar un mensaje contundente de que está dispuesto a controlar la inflación subiendo sus tasas de interés por los menos 25 puntos básicos, es decir, pasándolas del 9,75 por ciento actual, a 10 por ciento. El tema que genera más polémicas es que las cifras económicas más recientes les dan la razón a unos y a otros, pues es innegable que la economía va mucho más lento de lo que se esperaba y que el crecimiento de los precios de la canasta familiar están desbordados. Por este motivo, la mayoría de las apuestas con respecto a lo que sucederá en la junta del viernes se inclinan por pronosticar que el Emisor dejará quietas sus tasas por quinto mes consecutivo. Al menos eso es lo que aseguran 14 de 27 analistas sondeados por Bloomberg y 12 de 20 encuestados por Anif. Pese a lo que muestran las encuestas, las diferencias de opinión se mantienen y a continuación se presentan los argumentos de ambas partes. Argumentos para bajar interesesCuando el Emisor tomó su más reciente decisión de tasas, el 20 de junio, aún no se conocía oficialmente que en el primer trimestre el país había crecido 4,1 por ciento, cifra inferior a las expectativas y muy por debajo del 9,1 por ciento del mismo periodo del año pasado. Y aunque se desconoce el dato del segundo trimestre, las cifras que ha venido revelando el Dane con corte a mayo estarían mostrando que la desaceleración continuó entre abril y junio (la producción industrial se contrajo 4,29 por ciento anual, las ventas minoristas 0,4 por ciento y las licencias de construcción 12,07 por ciento). Estos argumentos son los que motivan a los industriales a pedir con insistencia que el Emisor baje sus tasas de interés, pues por culpa de ellas, sus ventas se están afectando. En declaraciones recientes, Juan Manuel Hoyos, gerente de Mercadeo de GM Colmotores, atribuyó las menores ventas de vehículos del primer semestre (-7,1 por ciento) al aumento considerable de las tasas de interés, que para el nicho de consumo pasaron de un promedio de 1,82 por ciento mensual en mayo del 2007 a 2,32 por ciento en igual mes del 2008. Incluso multinacionales como SABMiller, propietaria de Bavaria, han asegurado desde el año pasado que el incremento de las tasas de interés está afectando el consumo y por ende, su facturación. Así mismo, Luis Carlos Villegas, presidente de la Andi, ha insistido en que el Banco no debe subir las tasas sino bajarlas para poder recuperar el ritmo de crecimiento que traía el país. Las razones para subir el costo del dinero El inesperado dato de inflación de junio, que mostró un aumento anual del 7,18 por ciento (frente a una meta del 4 por ciento) es el argumento de los analistas financieros para pedir que el Emisor cumpla con su misión constitucional de controlar el nivel de precios. Ellos insisten en que permitir más inflación sería muy dañino, pues se afectaría la capacidad adquisitiva de todos los colombianos, en especial de los más pobres, aunque también tienen razones menos altruistas, que se ven en el desempeño de los mercados financieros, dado que el alza de precios afecta activos como la deuda pública, llevando a que esta se desvalorice y que por lo tanto sea menos rentable. La prueba está en que la tasa de interés de los títulos TES que vencen en el 2020 han alcanzado en el último mes niveles nunca antes vistos del 13 por ciento (aunque ya se han recuperado, ayer cerraron en 12,58 por ciento). Los analistas financieros insisten en que es necesario que el Banco recupere su credibilidad, le dé señales al mercado que lo que más le preocupa es la inflación y que sigue siendo una entidad independiente del Ejecutivo. Con esto se buscaría tranquilizar las expectativas de inflación, que también vienen al alza. Según el último sondeo realizado por el Banco de la República, los operadores financieros consideran que este año la inflación será de 6,57 por ciento. Sin embargo, los operadores son realistas, y aunque el 75 por ciento de ellos considera que lo adecuado es subir las tasas el viernes, solo el 40 por ciento cree eso es lo que efectivamente va a pasar, según un sondeo de Anif. Es más, analistas como Alberto Bernal, del banco de inversión Bulltick, creen que el Emisor no va a subir más sus tasas en lo que resta de este año, debido a la desaceleración económica. Solo lo haría si las expectativas de inflación a doce meses se disparan “El Banco ya no le está poniendo mucha atención al dato del 2008, mira más allá. Además, hay que recordar que fue el primero en la región en empezar a subir tasas, ocho meses antes que el de México y casi dos años antes que el de Brasil”, subrayo Bernal.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido