Inversión no cae tan fuerte en A.L.

La crisis global le significara a Latinoamérica y el Caribe una caída en la inversión extranjera directa de entre 35 y 45 por ciento este año, pronosticó ayer la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en su informe ‘La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2008’.

POR:
mayo 28 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-28

Según la secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena, la proyección es con base en los números de los principales países captadores de recursos como Brasil, México y Chile. En todo caso, la previsible baja no situará los ingresos por debajo de los promedios que recibió la región en el periodo 2001-2006. De hecho, en el primer trimestre del año la Inversión Extranjera Directa (IED) en Chile disminuyó 45 por ciento, en Brasil 40 por ciento y en México 31 por ciento. En el caso de Colombia, el descenso fue de 27 por ciento, al sumar 1.764 millones de dólares, pero se suavizaría después. No obstante, al 8 de mayo de este año la caída de la inversión extranjera se suavizó, según indican cifras de la Balanza Cambiaria, con 14,5 por ciento, al sumar 2.832 millones de dólares. A petróleo y minería arribaron 2.313 millones de dólares, con un aumento del 13 por ciento con respecto a igual fecha del 2008. Las causas en concreto que según Barcena pueden reducir la inversión extranjera directa este año en la región son el aumento de la incertidumbre y la percepción de riesgo porque las empresas están revisando sus planes de inversión. Sin embargo, consideró que el mayor problema en la región es el choque comercial más que el financiero. Y las causas que podrían aumentar de manera inesperada los flujos son el impacto de las medidas tomadas por los países contra la crisis, el menor precio de los activos, porque puede incentivar las adquisiciones, y las inversiones adicionales para la reestructuración de sectores. Por eso, la entidad subrayó la importancia de seguir avanzando en la construcción y el fortalecimiento de la capacidad productiva de las economías de la región a fin de aprovechar al máximo los beneficios no solo de la IED sino la globalización de las empresas. RADIOGRAFÍA La secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena respondió un cuestionario de este diario: ¿La caída de la inversión extranjera en la región es exclusivamente por la recesión mundial? Sin duda, la recesión global es uno de los factores que más influye en la caída de la Inversión Extranjera Directa (IED) mundial y en la región, aunque no el único. El crecimiento económico es el motor más importante y se esperan fuertes caídas del PIB mundial y regional. El impacto más importante de la crisis en la región se da en el área comercial. La caída de las exportaciones debido a la disminución de la demanda externa es uno de los factores que también ha influido, junto con la caída de los precios de las materias primas. ¿El temor de la expropiación hace que venga menos inversión extranjera a países latinoamericanos? No hay ninguna evidencia de que este sea el caso. La inversión ha seguido aumentando en la región, aunque desacelerada por la crisis económica y financiera mundial. El informe de la Cepal presenta la dinámica de adquisiciones y fusiones durante el 2008 que implican la compra venta de empresas dentro y fuera de la región. ¿Por qué Colombia pasa ahora a los primeros lugares preferidos por los inversionistas en la región? En general, ofrece un marco de políticas atractivas para la IED. Por ejemplo ha desarrollado un esquema de incentivos principalmente de carácter tributario: zonas francas Y deducciones a los impuestos de renta de varios tipos (descuento del 40 por ciento del valor de inversiones realizadas en activos fijos; 100 por ciento de los impuestos locales de industria y comercio). 40% fue la caída que registró la inversión extranjera en Brasil durante el primer trimestre según la Cepal. 45% cayó la inversión extranjera directa en Chile durante el trimestre enero-marzo de este año. Por la región siguen corriendo flujos de recursos Pese a que el aumento de la Inversión Extranjera Directa (IED) en la región en 2008 fue sensiblemente inferior al crecimiento del 52 por ciento experimentado en 2007, la Cepal lo consideró un resultado notable teniendo en cuenta que a nivel mundial el año pasado cayó un 15 por ciento. En México, la IED cayó un 20 por ciento respecto a 2007, mientras que en Centroamérica creció 7 por ciento y en los países del Caribe aumentó un 42 por ciento gracias a las inversiones en República Dominicana y Trinidad y Tobago, que compensaron la caída en otros países de la zona. América Latina y el Caribe recibieron el año pasado el 8 por ciento de la IED mundial, muy por debajo de Asia y Oceanía (21 por ciento) y del promedio de los países en desarrollo, que fue del 39 por ciento (un 8 por ciento por ciento más que en 2007). El récord histórico alcanzado en 2008 por las economías en desarrollo contrasta con lo ocurrido a nivel mundial, ya que en 2008 la inversión extranjera directa retrocedió 1,7 billones de dólares En medio de todo, el 2008 fue bueno para la región El año pasado los ingresos por inversión extranjera de los países latinoamericanos no sintieron plenamente la desaceleración regional ni la recesión mundial, además hubo un récord. En efecto, alcanzó 128.301 millones de dólares, con un crecimiento de 13 por ciento respecto al 2007. Brasil, Chile y Colombia concentraron el 80 por ciento de los flujos y este último país recibió 10.568 millones de dólares, con un aumento del 17 por ciento con respecto al 2007, cuando recibió 9.028 millones de dólares. Fue la cifra más alta de inversión extranjera en la historia de Colombia, pues estuvo por encima de los 10.252 millones de dólares de 2005, que incluyen la inversión de SABMiller en Bavaria. Al referirse al resultado de 2008, el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Luis Guillermo Plata, dijo que la posición alcanzada por Colombia en Suramérica obedece a que ha puesto en vigencia programas, planes, y políticas para mejorar el entorno de negocios, y particularmente con el fin de atraer nueva inversión extranjera y doméstica. "Si bien el tema de confianza es el principal factor que ha impulsado el crecimiento en la inversión, también se atribuye al mejoramiento de las condiciones en temas como seguridad, negociación de nuevos TLC, la aprobación de más zonas francas, así como de acuerdos internacionales de inversión, y de contratos de estabilidad jurídica", agregó. Según la Cepal, en 2008 Suramérica recibió 24 por ciento más de inversión foránea, al sumar 89.862 millones de dólares, impulsada por los altos precios de las materias primas y el crecimiento del PIB. Sin embargo, los flujos a México y la Cuenca del Caribe bajaron hasta 38.438 millones de dólares, un 5 por ciento menos que en el 2007, según el organismo de la ONU. Brasil se convirtió además en el mayor receptor de toda la región, con un aumento de un 30 por ciento respecto al récord alcanzado en 2007. Estados Unidos y España se mantuvieron como principales inversionistas en la región (24 y 9 por ciento, respectivamente, del total) pero redujeron su participación relativa. Canadá (8 por ciento) y Japón (6 por ciento) incrementaron su presencia, asociada a proyectos de recursos naturales. Entre las veinte mayores empresas transnacionales en la región aparecen Telefónica de España, América Móvil y Telmex, en el sector de telecomunicaciones, y Repsol YPF, Anglo American, Royal Dutch-Shell Group, BHP Billiton, Exxon Mobil y Arcelor Mittal, en el de hidrocarburos, minería y metalurgia. También figuran Endesa y Aes, en el sector eléctrico; Wal-Mart y Carrefour, en el comercio minorista, y Volkswagen, General Motors, Chrysler, Ford y Nissan, en el sector automotriz. * Con información de agencias.EDISAR

Siga bajando para encontrar más contenido