Inversión extranjera creció un 40 %

El año pasado la Inversión Extranjera Directa (IED) creció un 40 por ciento en Colombia, al pasar de los 6.464 millones de dólares del 2006, a los 9.028 registrados en el 2007, según un estudio revelado ayer por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

POR:
mayo 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-09

Gracias a ese incremento, Colombia se ubicó cuarto en la lista de países del vecindario que mayor IED recibió el año pasado, por detrás de Brasil (34.585 millones de dólares), México (23.230 millones) y Chile (14.457 millones). El aumento es un fenómeno que afectó de manera positiva a toda América Latina y El Caribe. En efecto, en el 2007 la IED presentó un incremento del 46 por ciento con respecto al 2006 y totalizó la cifra récord de 105.925 millones de dólares, gracias al crecimiento económico y a la sostenida demanda mundial por recursos naturales. La cifra es la más alta registrada desde 1999, cuando la inversión extranjera totalizó 89.000 millones de dólares y estuvo fuertemente relacionada con las privatizaciones que experimentó la región. “Estamos acostumbrados ya a dar buenas noticias”, dijo el secretario ejecutivo de la Cepal, el argentino José Luis Machinea, al dar a conocer en Chile el informe ‘La inversión extranjera en América Latina y el Caribe 2007’. Agregó que el aumento “está indicando que la región, al menos en algunos países, ha sido atractiva para la inversión extranjera directa, lo que en parte tiene que ver con el aumento de los precios de los recursos naturales”. “Está el caso del petróleo en Colombia o de las inversiones en Chile y Perú asociadas con el Cobre”, precisó. QUIÉNES Y EN QUÉ INVIERTEN Medida en comparación con el Producto Interior Bruto (PIB), sin considerar los centros financieros del Caribe, los mayores receptores fueron Chile y cinco países centroamericanos (Panamá, Honduras, Costa Rica, El Salvador y Nicaragua). En cuanto a los inversores, los principales en la región fueron Estados Unidos, los Países Bajos y España, aunque la Cepal destaca también el crecimiento de los flujos enviados desde Canadá. Durante el 2007, el sector servicios acaparó el mayor monto de inversión en la región, aunque con diferencias significativas entre los países. El documento destaca el caso de Brasil, en donde el sector servicios fue el principal receptor, mientras en Chile, Colombia y Ecuador el mayor flujo de IED se dio en el sector de recursos naturales, y en México el sector manufacturero dominó. La Cepal resaltó que en materia de hidrocarburos la inversión “fue escasa”, con la excepción de Colombia, lo que atribuyó a la renegociación de contratos que se han dado en Venezuela, Ecuador, Bolivia y también en México. En este contexto, Machinea descartó que las fuertes bajas de inversión que registran Bolivia (41 por ciento) y Ecuador (92 por ciento) tengan que ver con factores políticos. Machinea abogó por mejorar la calidad de las inversiones para que se generen “más capacidades e investigación, mayor demanda de mano de obra más calificada y encadenamientos en la estructura productiva”. “De eso hay relativamente poco en la región y por eso insistimos en la necesidad de atraer una inversión extranjera de más calidad”, indicó y dijo que ello atañe a las políticas gubernamentales. El funcionario también señaló que el desempeño de la región como receptora de inversión extranjera en el 2007 no fue afectado significativamente por la desaceleración económica de E.U., ya que la misma se manifestó en el cuarto trimestre del año. Con respecto a la repartición de la IED entre las regiones en desarrollo, América Latina obtuvo el segundo lugar con un 21 por ciento del total. Asia cuenta con un 55 por ciento. 46por ciento aumentó la inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe el año pasado con respecto al 2006, lo que traduce 33.340 millones de dólares más. EN LA VÍA CONTRARIA Mientras que la Inversión Extranjera Directa (IED) creció en la región, el flujo de envíos desde los países de América Latina y el Caribe hacia el resto del mundo disminuyó. En el 2006, la inversión que salió desde el vecindario hacia el exterior alcanzó la cifra récord de 42.000 millones de dólares, un 49,1 por ciento más que en el año pasado, cuando el monto llegó a los 20.619 millones de dólares. La Cepal tiene su explicación a este fenómeno, “más que una desaceleración en el proceso de internacionalización de las transnacionales latinoamericanas, este resultado refleja el fuerte impacto que tuvo en el total una sola transacción realizada en el 2006: la adquisición de Inco (Canadá) por parte de la brasileña Companhia Vale do Rio Doce”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido