Inversiones para tener un país más democrático y pacífico Muchas empresas cuentan con rubro

Con la importancia que ha tomado el tema de responsabilidad social empresarial, muchas compañías han entendido que parte de esta consiste en apoyar no sólo temas de educación y salud, sino también de cultura.

POR:
mayo 21 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-21

Por eso se vinculan a proyectos de impacto nacional, así como a eventos regionales tanto de música como de arte, teatro, literatura, cine y todas las demás artes. Además, porque están convencidas de que apoyar la cultura es fomentar un país más democrático y pacífico. "Apoyando la cultura, con iniciativas tan variadas y de gran contenido, colaboramos a generar una nivel de sensibilidad que permite tolerancia, solidaridad e inclusión social", afirma Marta Elena Acosta, directora de comunicaciones de Bancolombia, uno de los principales patrocinadores del Teatro Mayor de Bogotá, así como del Museo de Antioquia en Medellín, el Festival de las Artes Proartes en Cali, y otro tanto de iniciativas en todo el país. Lo mismo piensan el banco de Bogotá. "Porque invertir en cultura es invertir en formar mejores seres humanos que generen una cultura de paz que contribuya a la construcción de tejido social y al fortalecimiento de los esquemas de convivencia. También es un sector económico en crecimiento constante, que produce bienestar social, uno de los principales activos de la comunidad", comentaron en la oficina de comunicaciones. Esta entidad bancaria se hace presente en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, el Festival Internacional de Jazz y en la Feria Internacional de Arte de Bogotá Artbo, entre otros. "Ecopetrol decidió concentrarse en la cultura porque es una de las mejores expresiones de lo que es el país y el país que quiere promover la empresa", dice Mauricio Téllez, director de comunicaciones corporativas de la entidad, que gracias al cambio de razón social ahora sí puede invertir en publicidad y patrocinios. De ahí que el 40 por ciento de los 2.500 millones de pesos que tienen destinado a este rubro este año, se valla a la cultura: un gran evento nacional y 50 más regionales. Obviamente, creer en la cultural y pensar en un mejor país a través de ella también tiene su recompensa. Ya no se trata de filantropía, es un negocio, como se lo han planteado los mismos gestores culturales. Aquí ganan todos. La exposición que reciben las empresas en un evento cultural les ayuda a mover su marca, posicionar su imagen y ganar prestigio. "La retribución es medible a través de investigaciones que muestran cómo nos perciben los clientes y la comunidad, dónde ven ubicada nuestra inversión y el nivel de percepción de marca. Con esto ganamos en reputación, no mueve caja, es más un tema de emocionalidad", dice Acosta y en eso coinciden los demás. Claro, a esto se añaden los paquetes que arman los gestores culturales para seducirlos: funciones para sus clientes y/o empleados; activación de la marca; boletas... - Faltan mayores incentivos para las empresas por parte del Estado ¿Cómo lograr una mayor generosidad por parte de las empresas en el apoyo a la cultura? Todas las voces podrían gritar al unísono: con mayores incentivos fiscales a las compañías. "Falta una ley de mecenazgo que cubra a las empresas y a los ciudadanos, con descuentos significativos en materia de impuestos, así como los tienen la ciencia y la educación", dice Ramiro Osorio. Tanto Ana Marta Pizarro, como Andrés Hoyos y Enrique González hablan, podría decirse con envidia, de los sistemas de apoyo que existen en Estados Unido y Europa por parte de las empresas gracias a las retribuciones que reciben en materia fiscal. "Aquí hay algo, pero es muy insignificante y tienes que ser una fundación o algo así", dice Pizarro. La otra opción es la toma de conciencia por parte del sector empresarial del impacto positivo de la cultura en el país.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido