Invertir de acuerdo con los hábitos nacionales

Los inversores inteligentes saben que si detectan el comienzo de un mercado alcista, pueden ganar mucho dinero. El problema es que ese punto es difícil de identificar, así que quizá sea mejor elegir inversiones que se basen en un patrón general de hábitos nacionales.

POR:
mayo 16 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-16

La semana pasada, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) ofreció una ayuda indirecta al publicar sus hallazgos sobre tendencias sociales en los 30 países miembros de la organización. Entonces, ¿cuáles son las grandes apuestas para el futuro que deberíamos estar haciendo ahora? He aquí ocho para considerar. Estas tendencias sociales pueden ayudarlo a mantener su cartera en buena forma conforme los mercados fluctúen en los próximos 20 años. Ahora habrá que adelantar una investigación de los sectores mencionados en cada país, que opciones hay o cuáles se pueden crear. En momentos de crisis, surgen oportunidades donde menos se esperan. Producir café para despertar a los frances Los franceses duermen más que la población de ningún otro país: nueve horas por noche en promedio (Estados Unidos ocupa el segundo lugar). En una economía mundial competitiva, Francia tendrá que despertar conforme los días de trabajo se vuelvan más largos y se alineen con las jornadas en el resto del mundo. Su población necesitará café para activarse. Los italianos tienen tiempo para ver fútbol en televisión Para ser hombre, Italia es el mejor país. Treinta años después de la llegada del feminismo, los hombres italianos tienen 80 minutos más de ocio que las italianas. La razón: ellos colaboran menos en las tareas de la casa. Si se incluyen los pocos minutos que toma meter la cerveza en la nevera, se obtiene la duración de un partido de fútbol. Así que es fácil adivinar por qué los italianos nunca sacan la aspiradora. Parece que transmitir los partidos del AC Milán será un buen negocio por mucho tiempo. Los inteligentes finlandeses saben mucho de tecnologíaQuizá piense que es casualidad que Nokia Oyj, la empresa de tecnología más exitosa de Europa, provenga de uno de los países más pequeños de la región: Finlandia. Piénselo dos veces. Los finlandeses son de las personas más inteligentes del mundo. Los estudiantes de este país obtienen las notas más altas en matemáticas y ciencia, por delante de los coreanos. Y las personas inteligentes crean empresas inteligentes. Habrá muchas ‘Nokias’ en las próximas décadas, así que vale la pena buscar socios en ese frío parís nórdico. Por seguridad, alarmas antiladrones en Gran Bretaña Como la economía del Reino Unido se encuentra en una pésima situación, y el desempleo está aumentando, no hay muchas perspectivas de que la delincuencia vaya a bajar, lo cual constituye una gran preocupación. En el Reino Unido, el 10 por ciento de los adolescentes no estudia, ni trabaja ni se capacita, el segundo nivel más elevado después de Italia dentro de los países de la Ocde. Una de cada tres chicas de entre 13 y 15 años dijo que se emborrachaba frecuentemente, el nivel más elevado del mundo, mientras que los adolescentes varones solo se encuentran por detrás de los daneses en el consumo de alcohol. Con datos como esos, es previsible que la delincuencia aumente. Toda compañía que fabrique alarmas, cerraduras o cámaras de televisión de circuito cerrado tendrá mucha demanda para explotar. Restaurantes de comida rápida no falla en E.U. El presidente Obama podrá estar intentando cambiar la imagen de los estadounidenses en el resto del mundo, pero hay ciertas cosas que no cambiarán. Los estadounidenses siguen decididos a ingerir tantas calorías como puedan en el menor tiempo posible. Pasan 75 minutos al día comiendo -solo los canadienses y los mexicanos le dedican menos tiempo- y tienen las tasas de obesidad más elevadas. Solo hay una manera de sostener ese tipo de conducta: más hamburguesas, patatas fritas, pizza y helado. Olvídense de las campañas antiobesidad. El sector de comida rápida promete un futuro saludable, para sus accionistas, no para sus clientes. Dar de beber a las portuguesas Muchos quizá pensamos que Portugal es un lugar alegre en donde hay mucho sol, playas y fabulosos jugadores de fútbol. No es así. Cada año que pasa, los portugueses se sienten más desdichados. Lo mismo ocurre con los húngaros, los canadienses y los estadounidenses, mientras el resto del mundo se siente cada vez más satisfecho con la vida, y los turcos están a la cabeza. Todo el mundo sabe que la gente desdichada bebe más alcohol. Así que los productores de cerveza deben ser una buena apuesta. A los austriacos no les preocupa para nada fumar En el mundo anglosajón, se piensa que fumar está pasando de moda, o que al menos es un hábito que se circunscribe a los países en vías de desarrollo. Es otro error. Los austriacos tienen los niveles de tabaquismo más elevados entre los adolescentes: un 24 por ciento de los chicos de Austria de 15 años fuma, así como el 30 por ciento de las chicas. Como fumar es adictivo, y nadie adquiere el hábito a los 30 años, los proveedores austriacos de cigarrillos deberán estar bien por décadas. Y también lo harán los fondos de pensiones: no muchos austriacos cobrarán sus pensiones hasta los 90 años si empiezan a fumar tan jóvenes. Los niños turcos tendrán que ir a la guarderíaConforme los países se vuelven más ricos, más mujeres trabajan y sus hijos tienen que asistir a una guardería. Si eso es cierto, a los turcos les falta mucho camino por recorrer. Menos del 20 por ciento de los niños en Turquía, entre 3 y 5 años de edad, acuden a un jardín infantil, en comparación con un promedio del 73 por ciento para el conjunto de países de la Ocde. Corea y Polonia también tienen tasas muy bajas. Si las madres turcas, polacas y coreanas empiezan a trabajar igual que las mujeres en el resto del mundo desarrollado (algo probable ante la crísis económica actual), habrá una enorme expansión en el sector del cuidado infantil en guarderías, pues alguien tendrá que cuidar a esos pequeños que ya no podrán estar con sus madres.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido