Invierno, el más duro en 10 años Mientras los organismos de socorro reportan la muerte de 86 personas y califican la temporada de lluvias como las más fuerte en 10 años, los productores del campo se quejan por los daños registrados en cultivos. ‘La Niña’ en sus cuatro fases

Invierno, el más duro en 10 años Mientras los organismos de socorro reportan la muerte de 86 personas y califican la temporada de lluvias como las más fuerte en 10 años, los productores del campo se quejan por los daños registrados en cultivos. ‘La Niña’ en sus cuatro fases

POR:
octubre 26 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-26

Los productores agropecuarios enfrentan serias dificultades en sus cultivos, como consecuencia del crudo invierno que afecta al país y que ha cobrado la vida a 86 personas, según un informe de la Cruz Roja Colombiana, divulgado ayer. La temporada invernal ya ha sido calificada como la peor de los últimos diez años, pues en 45 días ha dejado más de 750.000 damnificados, dijo el director de socorro nacional de la Cruz Roja, Walter Cote. El año pasado, a esta fecha habían muerto 67 personas por efectos de la lluvia. Luz Amanda Pulido, directora de la Oficina Nacional de Prevención de Desastres, dijo que los ríos Bogotá y Magdalena fueron declarados en alerta amarilla, “porque en cualquier momento, de continuar las lluvias se desbordarán, y una vasta región de la costa norte se encuentra inundada por el desbordamientos de otros dos importantes ríos”. Según Cote, 2.162 viviendas han sido destruidas por la acción devastadora de las aguas, mientras que unas 17.000 se encuentran averiadas en 11 de los 32 departamentos del país. La mayoría de los damnificados residen en el campo o en municipios pequeños. MAYORES COSTOS Por su parte, los productores agropecuarios aseguraron que el invierno les ha incrementado los costos de producción y ha causado dificultades para la recolección de las cosechas. “Se han presentado alzas en algunos alimentos en varias centrales de abastos del país que no corresponden a una incidencia directa del invierno en los cultivos, sino más bien al fenómeno de especulación que hacen los comercializadores y los intermediarios del mercado”, dijo Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia. Los incrementos en los costos de producción obedecen a trabajos adicionales por drenaje, aplicación de fungicidas para evitar la aparición de los hongos y menor productividad laboral. Adicionalmente, cuando los trabajos son mecanizados, se hace mucho más difícil el acceso de los tractores a los lotes, incrementando el consumo de combustibles. Para las fincas ganaderas la situación es casi la misma; para el caso de los pastos, se hace necesario ensilar la producción o comprar heno para alimentar el ganado, debido a que el invierno hace disminuir la capacidad de animales por hectárea. Por éstas razones, el invierno se convierte en un dolor de cabeza para los productores del campo quienes afirman que efectivamente, les incrementa los costos de producción. Mientras tanto, en algunas centrales de abastos del país ya hay señales de especulación con los precios, pese a que el abastecimiento sigue siendo normal. Sin embargo, el Gobierno advierte que las alzas de precios obedecen a especulación y no a efectos del invierno. De acuerdo con la información del Ideam y de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (Noaa), de Estados Unidos, el fenómeno de ‘La Niña’ tiene cuatro fases: * Inicio: con fortalecimiento de los vientos alisios del este, y una intensificación de la llegada de aguas frías en el sector oriental del océano, frente a las costas de Ecuador y Perú, que luego se desplazan hacia el occidente. * Desarrollo: las aguas frías viajan desde las costas de suramérica hacia el occidente, cubriendo casi toda la zona tropical del Océano Pacífico. Simultáneamente, los vientos alisios aumentan su intensidad, pudiendo alcanzar velocidades de entre 4 y 5 metros por segundo, por encima de sus promedios normales. Por su parte, la temperatura media del Océano desciende por debajo de las usuales. * Madurez: los vientos alisios soplan con su mayor intensidad en la mayor parte del Pacífico tropical. En esta fase es posible encontrar el máximo enfriamiento de las aguas superficiales de los sectores central y oriental del Pacífico. * Debilitamiento: se aprecia descenso en la velocidad de los vientos, y al mismo tiempo, una reducción en la magnitud de las anomalías negativas de la temperatura superficial del mar en el sector oriental.

Siga bajando para encontrar más contenido