Los Ipods de Bogotá

Según un reciente informe de la Cámara de Comercio de Bogotá, para ser capaz de reunir el dinero necesario para comprar un IPod nano, un bogotano debe trabajar menos horas que un trabajador de Santiago o Buenos Aires. El razonamiento parte del hecho de que el salario mínimo por hora es mayor en Bogotá (Colombia) que en dichas ciudades.

POR:
enero 08 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-08

Comparar el costo de canastas básicas de consumo entre diferentes ciudades es una práctica reconocida que ha permitido establecer comparaciones importantes a la hora de medir la calidad de vida y la competitividad internacional de diferentes ciudades. Como un ejemplo popular puede citarse el índice Big Mac, que compara el precio de dicha hamburguesa entre ciudades. No obstante, dichos ejercicios cuentan con rigurosos fundamentos comparativos y conceptuales. Afirmar que un trabajador tiene que trabajar legalmente 20 días en Bogotá para comprar un IPod nano y que esto implica comparativamente menos tiempo de trabajo que en otras ciudades del continente es impreciso, irresponsable y francamente cínico. Deja el mensaje, ya reiterado en otros espacios, que el salario mínimo es muy elevado. Los esperanzados individuos que proyecten comprar sus IPods con el sudor de su frente encontrarán que el asunto no es tan fácil. Veamos. El mismo reporte afirma que la tasa de desempleo es mayor en Bogotá que en las ciudades citadas: 12,4 contra 7,8 en Buenos Aires y 9,7 en Santiago. Eso quiere decir que es más difícil encontrar empleo en Bogotá que en estas ciudades: la probabilidad de obtener empleo en Buenos Aires es de 0,922, mientras que la de Santiago es de 0,903 y la de Bogotá, claramente menor, es de 0,876. Ahora, si seguimos la premisa de que el ingreso para comprar el Ipod debe ser salarial (no ingresos por cuenta propia) y que la firma que paga el salario es formal y cumple la normatividad del salario mínimo, vienen más problemas de comparación. Los niveles de empleo asalariado en las tres ciudades son diferentes. La informalidad también. En resumen, es importante exigir responsabilidad metodológica en la elaboración de reportes de costos comparativos, y más aún, rigor en la forma en que se presentan sus resultados. Detrás de una comparación simple entre el precio de un Ipod y el salario mínimo por hora hay demasiadas cosas como para un análisis superficial de estos, más aún en estos tiempos de negociación del salario mínimo. '' Los esperanzados individuos que proyec- ten comprar sus Ipods con el sudor de su frente encontrarán que el asunto no es tan fácil.’’''Comparar el costo de canastas básicas de consumo entre diferentes ciudades es una práctica reconocida que ha permitido establecer comparaciones importantes a la hora de medir la calidad de vida.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido