Irena Sendler salvó a 2.500 niños judíos

Irena Sendler, una de las grandes heroínas polacas de la Segunda Guerra Mundial por haber salvado a 2.500 niños judíos sacándolos a escondidas del gueto de Varsovia a riesgo de su propia vida, murió ayer a los 98 años de edad.

POR:
mayo 13 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-13

Nacida el 15 de febrero de 1910, Irena Sendler fue una desconocida durante mucho tiempo para los polacos, a tal punto que prácticamente hubo que esperar a marzo del año pasado para que Polonia le rindiese un homenaje solemne y su nombre fuese propuesto para el Premio Nobel de la Paz. En cambio, el memorial israelí del Holocausto, el Yad Vashem, sí reconoció su obra y en 1965 le entregó el título de Justo entre las Naciones, reservado a los no judíos que salvaron a judíos, unos 22.000 que se conozca hasta ahora. COMPROMETIDA CON LA CAUSA Sendler era una trabajadora social de 29 años de edad cuando la Alemania nazi invadió Polonia en 1939 desatando la Segunda Guerra Mundial y los judíos de Varsovia fueron forzosamente confinados al gueto amurallado. Desde antes de la guerra, ella trabajaba con familias judías pobres de Varsovia, por aquel entonces la primera metrópolis judía de Europa, pues en ella vivían 400.000 de los 3,5 millones de judíos de toda Polonia. Cuando llegó el otoño boreal de 1940, Irena Sendler puso en peligro su vida llevando comida, ropa y medicamentos a los habitantes del gueto de Varsovia, donde los nazis hacinaron en 4,2 kilómetros cuadrados a 450.000 personas. Muchos de ellos murieron de hambre o de enfermedad. Los restantes acabaron en el campo de exterminio de Treblinka. Solo un puñado de supervivientes realizaron en la primavera boreal de 1943 una insurrección desesperada antes de que las tropas nazis destruyeran por completo el barrio. “Cuando iba por las calles del gueto, Sendler llevaba un brazalete con la Estrella de David, en solidaridad con los judíos y para no atraer la atención”, contó el memorial de Yad Vashem. A finales del verano de 1942, la joven se sumó al movimiento de resistencia Zegota (Consejo de Ayuda a los Judíos). Entonces empezó a hacer salir clandestinamente a niños del gueto a los que buscaba cobijo en familias católicas o conventos. “Fuimos testigos de escenas infernales cuando el padre estaba de acuerdo, pero no la madre”, había contado al sitio de Internet dedicado a ella (www.dzieciholocaustu.pl). Los niños eran escondidos en maletas, transportados por bomberos o en camiones de basura o, sencillamente, debajo de los abrigos de aquellos con permiso a entrar y salir del gueto, como la propia Sendler y su equipo de asistentes sociales. Por precaución, anotaba cuidadosamente los nombres de los niños y de sus familias en papeles que luego escondía en botellas enterradas en el suelo. Pero fue descubierta y arrestada en su casa el 20 de octubre de 1943. En las torturas que sufrió en el cuartel general de la Gestapo, los nazis le rompieron pies y piernas. Pero no habló. La condenaron a muerte, pero cuando la conducían a la ejecución, fue milagrosamente salvada por un oficial alemán a quien la resistencia polaca logró corromper. Sendler continuó con su lucha clandestina bajo una nueva identidad hasta el final de la guerra. Luego, trabajó como supervisora de orfanatos y asilos en su país. Nunca se consideró una heroína. “Sigo teniendo mala conciencia por haber hecho tan poco”, confesaba. Debido a una salud débil, Irena Sendler no participó en las ceremonias que le rindieron homenaje en 2007. Pero hizo leer una carta en su nombre a Elzbieta Ficowska, una superviviente a la que salvó del gueto cuando era un bebé, en 1942. “Llamo a todas las personas de buena voluntad al amor, la tolerancia y la paz, no solo en tiempos de guerra sino también en tiempos de paz”, escribió en su mensaje. DESCUBIERTA Desde hacía varios años Irena Sender arrastraba un delicado estado de salud que se agravó en los últimos meses y que la obligó a permanecer ingresada en un hospital hasta su fallecimiento. Su historia era desconocida para la opinión pública hasta que, en 1999, unos estudiantes de un instituto de Kansas, en Estados Unidos, descubrieron gracias a un trabajo de clase que una polaca había salvado la vida de, nada más y nada menos, 2.500 niños judíos durante la Segunda Guerra Mundial. '' De su padre, un médico que murió cuando era niña, aprendió a ayudar a los desamparados”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido