El Islam en China, casi 14 siglos de difícil convivencia

El Islam en China, casi 14 siglos de difícil convivencia

POR:
julio 10 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-10

Los sangrientos enfrentamientos entre los uigures musulmanes y los chinos de la etnia han, muestran la difícil convivencia del Islam en China, a pesar de estar presente desde el siglo VII.

Más de 20 millones de musulmanes viven en China, un 1,4 por ciento de su población total, según datos oficiales. La Administración Estatal para los Asuntos Religiosos, asegura que en todo el país se alzan más de 30.000 mezquitas ubicadas sobre todo en el oeste del país.

Fue Uthman ibn Affan, discípulo de Mahoma y tercer califa del Islam, quien primero se propuso expandir la religión en China por el año 651. La mítica Ruta de la Seda, que unía a los comerciantes entre Asia y Europa desde los tiempos del Imperio Romano, sirvió para vertebrar la presencia de musulmanes en China y les hizo amos de todo el comercio internacional de la región.

Desde entonces vivieron periodos buenos y malos, hasta la llegada de la ideología comunista, cuando las mezquitas fueron víctimas habituales de la Guardia Roja en toda China, y durante la Revolución Cultural (1966-76), las poblaciones fueron sometidas a programas de reeducación.

Con la apertura económica, la ira directa contra los musulmanes se apaciguó y en 1978 se liberalizaron las políticas represivas, aunque las tácticas del Partido Comunista se volvieron más sibilinas.

Aplicando una política de colonización dentro del propio país, Pekín organizó grandes migraciones de chinos han a las regiones musulmanas, con el fin de adaptar estas provincias (Xinjiang, Gansu y Qinghai, las más occidentales) al ideario de la nueva China. Al tiempo, en el 2001, dio sello de oficialidad al Islam, lo que les permite tener cementerios separados, practicar fiestas en las fechas señaladas, peregrinar a la Meca, entre otros.

Sin embargo, Pekín siempre ha recelado de los musulmanes chinos.

Siga bajando para encontrar más contenido