‘Jamás hemos tenido relación con grupos al margen de la ley’

Drummond asegura que las acusaciones en su contra por parte de la ONG PAX, sobre sus presuntos vínculos con paramilitares, son falsas.

‘Jamás hemos tenido relación con grupos al margen de la ley’

Claudia Rubio/Portafolio

‘Jamás hemos tenido relación con grupos al margen de la ley’

POR:
junio 25 de 2014 - 02:38 p.m.
2014-06-25

En un comunicado, la compañía petrolera Drummond dijo que las afirmaciones sobre su colaboración con grupos paramilitares del Cesar no son ciertas. Dichas acusaciones fueron expuestas en el informe “El lado oscuro del carbón”, presentado por la ONG PAX.

La compañía recordó que estas versiones “han sido desestimadas por los tribunales de Estados Unidos, una y otra vez, en sentencias emitidas a lo largo de estos años”.

“Drummond Ltd. es una compañía respetuosa de las leyes colombianas y reafirma que siempre ha estado al margen del conflicto armado en Colombia”, puntualizó la petrolera.

DENUNCIA SOBRE LA RELACIÓN ENTRE PARAMILITARES Y EMPRESAS MINERAS

Basándose en testimonios de excomandantes paramilitares, contratistas y exempleados, la organización holandesa PAX, encargada del estudio, aseguró que tanto Drummond como Prodeco financiaron a los paramilitares colombianos entre 1996 y 2006, durante los conflictos con la guerrilla.
Organizaciones ambientales y pro derechos humanos presentaron en Berlín el informe "El lado oscuro del carbón", que denuncia la relación entre los paramilitares colombianos y las empresas mineras proveedoras de países europeos.

"Las empresas mineras se han aprovechado de esa cooperación hasta el día de hoy" y "los paramilitares han expulsado a decenas de miles de habitantes de zonas concedidas a Drummond y Prodeco para la explotación de carbón", relató Marianne Moor, de PAX, en una rueda de prensa convocada por la organización medioambiental Urgewald y por la asociación de derechos humanos Power Shift.

Drummond y Prodeco venden la mayor parte de su producción (el 70 por ciento en 2013) a eléctricas europeas como E.ON, GDF Suez, EDF, Enel, RWE, Iberdrola y Vattenfall.

Moor dijo desconocer si las empresas han seguido financiando a los paramilitares después de 2006, "pero la gente que sufrió la violencia sigue sin recibir justicia".

Uno de ellos es Rubén Morrón, extrabajador de la estadounidense Drummond y miembro del Sindicato Unitario Minero actualmente exiliado en Francia.

Morrón narró cómo durante años él y sus compañeros han sufrido amenazas, intimidaciones y atentados por parte de los paramilitares, que según dijo asesinaron al presidente y al vicepresidente del sindicato.

"En una ocasión, recibí una llamada que decía que tengo una familia muy hermosa, pero que me quedaría sin ella si no cambiaba de actitud", recordó.

Moor expuso que lo que persiguen con la publicación de este informe es "verdad, justicia y compensación para las víctimas", ante las cuales las empresas energéticas europeas importadoras de materias primas "tienen la responsabilidad de investigar si se cumplen o no los derechos humanos".

Este informe no es el primero que intenta concienciar al mercado energético alemán de este tipo de conexiones entre proveedores del carbón y paramilitares, según Sebastian Rötters, de Power Shift.

Rötters, uno de los encargados del dossier "Bitter Coal", que analiza las empresas energéticas alemanas y sus importaciones de Estados Unidos, Colombia y Rusia, explicó que las organizaciones humanitarias y medioambientales persiguen un doble objetivo.

"Por un lado, que las energéticas europeas dejen de comprar carbón a estas empresas si no respetan los derechos humanos y, por otro, que los políticos actúen para que haya más transparencia en la cadena de producción", subrayó.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido