Japonés vivirá en aeropuerto hasta diciembre

Alejandro Santibáñez y su familia estaban viendo televisión en su casa en Ciudad de México cuando una noticia llamó su atención. Un japonés estaba viviendo en el aeropuerto.

POR:
noviembre 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-28

Decidieron ir a visitarlo. Una semana después Alejandro, de 13 años, dijo que todavía no sabe por qué Hiroshi Nohara lleva 86 días en el área de comida del aeropuerto. “En Japón no saben mucho sobre los mexicanos, así que él tenía curiosidad”, dijo Alejandro, que aprendió el idioma cuando su familia vivió en Japón en el 2004. Nohara ha estimulado la curiosidad de los mexicanos. Se ha convertido en una celebridad en la ciudad y la gente acude al aeropuerto a retratarse con él, o a darle comida y regalarle ropa. Lo que no le han dado es una invitación para salir del aeropuerto y hospedarse con ellos. “Dice que muchas personas le dicen que se lo van a llevar, pero nunca regresan”, dijo Alejandro, que visita a diario a Nohara, de 41 años. El japonés ha estado en el aeropuerto internacional Benito Juárez desde que llegó en un vuelo de United Airlines el 2 de septiembre. Aunque Nohara tiene un boleto abierto para regresar a Japón, su visa de turista es válida hasta marzo, dijo Víctor Manuel Mejía, director de la oficina de prensa del aeropuerto. Nohara no ha cometido ninguna infracción y no molesta a nadie, así que está en su derecho de quedarse, dijo Mejía. Nohara, cuyo empleo en Tokio era limpiar edificios de oficinas, duerme sentado a una mesa cerca del establecimiento de comidas en el nivel de salidas internacionales. “Vivo en el aeropuerto, me gusta México”, dijo Nohara. Hace semana y media los funcionarios de la Embajada de Japón en México intentaron sin éxito persuadir a Nohara para que se fuera del aeropuerto. En todo caso, el aeropuerto podría perder pronto a su ‘celebridad’, ya que Nohara ha dicho que planea regresar a Japón en diciembre. Bloomberg COMIDA DIARIA Rosalía Silva, gerente de una tienda de sándwiches ubicada frente a la mesa que ocupa Noha- ra, dijo que duerme sentado y que cree que se ha bañado o lavado los dientes desde que llegó. Supo- ne que se le acabó el dinero, así que le prepara un plato de comida todos los días. Le dio la chaqueta que lleva puesta y una cobija gris. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido