Para los japoneses, el iPhone no es la última maravilla | Finanzas | Economía | Portafolio

Para los japoneses, el iPhone no es la última maravilla

Las ventas del teléfono se han desacelerado en el país asiático, donde el mercado celular es mucho más avanzado

POR:
septiembre 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-19

Dos meses después de su lanzamiento, la última versión del iPhone de Apple Inc. se vende como pan caliente alrededor del mundo, excepto en Japón.

La sociedad de Apple con el tercer operador móvil del país asiático, Softbank Corp., para vender el iPhone 3G, sin duda creó un alboroto. Como en todas partes, los consumidores japoneses hicieron fi la en las tiendas antes del lanzamiento del teléfono el 11 de julio pasado, y muchos comercios agotaron su inventario casi inmediatamente.  Pero ahora los analistas estiman que la demanda en Japón ha caído a un tercio de lo que inicialmente fue y se esperan menos ventas del iPhone.

No es por una escasez de mercancía. El aparato está disponible en tiendas de Apple y de Softbank y en otros almacenes. Por ejemplo, la megatienda de Yodobashi Camera, un importante minorista de electrónicos de la ciudad de Osaka, en el occidente del país, tenía hace poco más de 100 teléfonos a la vista del público.  Un vocero de Softbank, que tiene 19,5 millones de abonados a su servicio celular, dijo que el iPhone sigue siendo popular, pero se negó a dar más detalles. Un vocero de Apple Japón no quiso hacer comentarios. Las ventas han disminuido debido al precio relativamente alto del iPhone y al hecho de que Japón ya tiene algunos de los teléfonos celulares más avanzados del mundo. El éxito limitado que ha tenido el iPhone hasta ahora demuestra cuán difícil sigue siendo para los fabricantes extranjeros tener éxito en el mercado japonés de teléfonos celulares.

Más de 10 fabricantes locales compiten por una tajada del mercado de teléfonos celulares de Japón, uno de los más grandes del mundo, con ventas anuales de 50 millones de teléfonos. Nokia Corp., el líder de la industria a nivel global, tiene menos del 1% de participación en Japón. En cambio, Sharp Corp.  lidera el mercado japonés con alrededor del 25% de los envíos. El mercado global es de más de 1.000 millones de teléfonos.  De todos modos, había altas expectativas de que si alguien podía incursionar con paso firme en un mercado tan insular sería Apple con su iPhone 3G (tercera generación), por el peso de su marca y por la popularidad de sus reproductores de música iPod y sus computadoras Macintosh. El iPhone original no se vendió en Japón.

Según la empresa de investigación de mercado MM Research Institute, Apple vendió unos 200.000 teléfonos en Japón en los primeros dos meses. Desde entonces, sin embargo, la demanda ha estado cayendo de forma constante, y los analistas ahora creen que es poco probable que las ventas alcancen un total de 500.000 unidades. Esto representa la mitad del millón de unidades que se creía que Apple podría vender.

Un gran desafío es que los usuarios japoneses ya tienen acceso a la tecnología más avanzada del mundo en teléfonos móviles. Los modelos que son vendidos actualmente por fabricantes de celulares japoneses suelen tener una pantalla a color de alta calidad, capacidad para ver televisión digital, servicio de navegación satelital, reproductor de música y cámara digital.

Muchos modelos también incluyen chips que permiten a sus dueños usar sus teléfonos como tarjetas de débito o pases de tren. Noriko Tanaka, una clienta de 34 años de Softbank en Tokio, dijo que le gusta la pantalla que se activa al tocarla con los dedos, pero preferiría un teléfono que le permita ver televisión digital.

Otro desafío para Softbank es que el marketing de Apple para el nuevo iPhone ha promovido la compatibilidad del aparato con redes inalámbricas 3G, que les permite a los usuarios un acceso más rápido a Internet.  Aunque este es un servicio relativamente nuevo en Estados Unidos y otros países, el acceso 3G ha sido una función estándar en los teléfonos japoneses desde hace años.  "El iPhone es un teléfono difícil de usar para el mercado japonés porque hay tantas funciones que no tiene", dice Eimei Yokota, un analista de MM Research. Agregó que una función pequeña pero imprescindible que se suele citar como una defi ciencia del iPhone es la falta de emoji, animaciones que se pueden insertar en las oraciones para hacer más alegres a los emails. Otro motivo por el cual los consumidores japoneses también han rechazado el iPhone es su precio. A través de una compleja ecuación de descuento, Softbank vende un teléfono de 16 gigabytes por unos 58.560 yenes (US$543) para sus clientes actuales o por 34.560 yenes (US$320) para clientes nuevos, ambos con un contrato de dos años. Eso se compara con el precio de US$299 en EE.UU., con AT&T Inc. y bajo condiciones similares.

Además, los clientes japoneses pagan hasta US$60 al mes por tener acceso a Internet y descargar aplicaciones de software, junto con los cargos de llamadas usuales. Softbank ha rebajado su precio de transferencia de datos inicial desde el lanzamiento del iPhone, pero el costo potencial es demasiado alto para muchas personas, particularmente cuando muchos teléfonos japoneses están a la venta a precios más bajos.

Una de las funciones que es única, incluso para el mercado japonés, es la App Store, la tienda en línea de aplicaciones para los teléfonos, como guías y juegos. La tienda ha sido popular en EE.UU., pero no tanto en Japón, donde los consumidores tienden a ser más cautelosos a la hora de hacer compras en Internet.

Siga bajando para encontrar más contenido