Jaque al banano

El discriminatorio régimen de importaciones aplicado por la Comisión Europea a las exportaciones de banano de América Latina tiene en jaque a la industria de exportación de Colombia desde el primero de enero de este año.

POR:
agosto 09 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-09

Este régimen favorece exclusivamente a los países que conforman el grupo de exportadores de banano del Africa, Caribe y Pacífico (ACP), y al mismo protege la producción local de Martinica y Guadalupe (islas francesas), Islas Canarias (territorio español), Madeira (territorio portugués) y Creta (isla griega). Pese a que Europa tiene a cuestas dos fallos arbitrales de la OMC en su contra que le exigen mantener inalterado el acceso para el banano de América Latina, la Comisión Europea se ha negado a rectificar con hechos tangibles la situación generada por la combinación del aumento del arancel de 75 euros por tonelada a 176 euros por tonelada y de la implementación de un contingente preferencial sin aranceles de 775.000 toneladas para los países ACP. Los efectos del nuevo régimen son tan dramáticos que no se pueden esconder debajo del tapete. Según Eurostat, Oficina de Estadística de la Comisión Europea, las exportaciones de Colombia de los primeros cinco meses han caído 9 por ciento respecto de igual período del año anterior, con una merma equivalente al 4 por ciento en nuestra participación de mercado. Las exportaciones de banano de los países ACP a Europa han crecido 18 por ciento. La participación de mercado de los países ACP se ha incrementado en 18 por ciento en estos cinco meses, desplazando al banano de nuestra región. El acelerado aumento de las exportaciones de los países ACP, derivado del incentivo a producir más allá de lo necesario para tomar ventaja de las preferencias europeas, ha contribuido al desplome de las cotizaciones de la fruta en el Viejo Continente en 48 por ciento, pues según el Cirad (Centro francés de agricultura tropical) el precio de la caja ha pasado de 14,50 a 7,50 euros en lo corrido del 2006. El futuro inmediato es alarmante. De acuerdo con el estudio realizado por The Centre for International Economics (CIE) de Australia en marzo del 2006, América Latina perdería un millón de toneladas de banano y 569 millones de dólares en exportaciones anuales, resultantes de la aplicación del arancel de 176 euros por tonelada y del mayor acceso sin arancel para los países ACP, dos caras de la misma moneda. En el caso de Colombia, las pérdidas estimadas ascienden a 80 millones de dólares al año y la desaparición de 7.088 empleos. El panorama bananero de exportación de Colombia a Europa, mercado que concentra el 60 por ciento de nuestras exportaciones, es aún más preocupante por la suspensión indefinida de las negociaciones de la Ronda Doha, plataforma que hubiera podido servir para la eventual definición de una nueva propuesta europea para las importaciones de banano de América Latina. Al banano de Colombia y de la región le llegó entonces la hora de la verdad. Colombia y los demás países de las Américas tienen ante sí un sólido caso legal, habida cuenta de que el régimen de importaciones de banano europeo es incompatible con la OMC. El tiempo es la esencia para actuar ante la OMC, pues para el 2008 la Comisión Europea perfeccionará una zona de libre comercio con los países ACP que incluirá al banano. Colombia y los demás países de la región enfrentan, en consecuencia, la última oportunidad para echar abajo el prohibitivo arancel de 176 euros por tonelada. Como decía Benjamín Franklin, “la oportunidad perdida nunca vuelve atrás”. Asesor del Ministro de Agricultura "Las exportaciones de Colombia de los primeros cinco meses han caído 9 por ciento respecto de igual período del año anterior”.

Siga bajando para encontrar más contenido