Un jefe que busca más empleados

La industria que ofrece servicios de BPO se destaca en Colombia por generar el 60% de todos los puestos de trabajo.

Cada vez más discapacitados encuentran ambientes laborales favorables para su desarrollo.

Archivo Portafolioco

Cada vez más discapacitados encuentran ambientes laborales favorables para su desarrollo.

POR:
mayo 26 de 2014 - 11:56 a.m.
2014-05-26

El más reciente estudio de IDC Colombia señala que el sector de tercerización de servicios BPO, ITO y KPO se alinea con la política pública de empleo, teniendo en cuenta que lo promueve de manera formal a gran escala, con alta participación de jóvenes y mujeres con perfiles técnicos y tecnológicos.

Las cifras de IDC Colombia reportan que en el 2012 se llegó a, aproximadamente, 246.000 personas sumando BPO, ITO y KPO, y los ingresos de esos tres segmentos es de 5,2 millones de dólares.

En este panorama nacional, la Cámara de BPO, ITO y KPO, de la Andi, reporta que ese año sus afiliados crearon más de 100.000 empleos y alcanzaron ingresos netos por 1,2 billones de pesos. Cifras que confirman que es una industria en constante crecimiento.

Es innegable que el porcentaje de ocupación está ligado con el crecimiento e ingresos que percibe, de ahí que las expectativas de fortalecimiento, para este año 2014, en la Andi la sitúan en un 15 por ciento.

Santiago Pinzón Galán, director ejecutivo de la Cámara de BPO, ITO y KPO, de la Andi, dice que “eso no es lejano al acumulado histórico que tiene Colombia. Y no es solo Bogotá, es parte de lo que está pasando en la India y otros países.

“No se puede saturar solo a Bogotá, porque Colombia tiene la ventaja de tener 24 millones de personas en áreas metropolitanas y ciudades intermedias capitales, como Barranquilla, Medellín, Bucaramanga, Eje Cafetero e Ibagué, que tienen jugadores internacionales y colombianos.

“Además, en los últimos cinco años han llegado compañías que no estaban viendo a Colombia en el radar, pero que han encontrado muchas alternativas y están creciendo su presencia. A Argentina y otros países, que eran competidores nuestros, les cambió el entorno. Nuestro país se volvió atractivo”, destaca Pinzón, quien hace énfasis en que cuando se creó esta Cámara, en el 2009, eran 39.700 personas laborando en el sector, y para el cierre del 2012 el registro llegó a 110.000 personas. “En cuatro años el impacto ha sido grande, no solo en Bogotá. Es empleo formal, con protección, a término indefinido, en muchos casos con transporte, espacios de esparcimiento. Para la mayoría es su primer trabajo y les puede representar su desarrollo profesional”, asegura el director de esta Cámara del sector.

INCLUSIÓN SOCIAL

Con el ocupación laboral viene el bienestar de miles de familias y el sector BPO ofrece “empleos formales, intensivos para jóvenes y madres cabeza de familia; es promotor de desarrollo de capital humano y con alto potencial de aportar a la población vulnerable (impact sourcing). Hoy tenemos un programa de inclusión laboral que empezó hace un año con afrodescendientes, indígenas y víctimas, que la semana pasada se graduaron como técnicos en contact centers”, advierte Ana Karina Quessep, directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de Contact Centers y BPO.

Las empresas que ofrecen estos servicios tienen en cuenta la vinculación de diferentes poblaciones. Para empezar, más del 50% de los empleados son mujeres y algunas compañías están vinculando discapacitados. En Barranquilla, por ejemplo, hay iniciativas muy valiosas como la de personas invidentes que atienden un contact center, dice el director ejecutivo de la Cámara de BPO, ITO y KPO, de la Andi.

APOYO DE LOS ESTADOS UNIDOS

El apoyo a la inclusión social llega también de Estados Unicos. “Con la Embajada se firmó un acuerdo que permite aprovechar el recurso de la población afrocolombiana e indígena, pero sobre todo la afro, con lo que se ha impactado en Barranquilla, Cali, Quibdó y otras ciudades.

“Este segundo año del convenio también se está trabajando una combinación de víctimas, afrodescendientes y el tema posconflicto. La población afro es aproximadamente el 15% del país, con una tasa de desempleo superior al 20%, eso es por encima del promedio nacional. Hay un talento que no se estaba aprovechando”, dice Santiago Pinzón, director ejecutivo de la Cámara de BPO, ITO y KPO de la Andi.

El experto agrega que con este acuerdo “hay posibilidad de conectar la población afrocolombiana con la afroamericana y hacer negocios con líderes de esa población. “Es un diferenciador para aprovechar el TLC, para mostrar que en Colombia tenemos este talento y buenas prácticas de inclusión, y competimos. Es un tema de competitividad, utilizando el talento”, puntualizó Pinzón.

Martha D. Mosquera
 

Siga bajando para encontrar más contenido