Juan Valdez va ganando la pelea

Desde el 2002, el desarrollo del plan de tiendas Juan Valdez ha estado rodeado de una controversia que ha pasado por varias instancias jurídicas y que el martes parece estar llegando a su fin.

POR:
julio 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-31

La Sala Plena del Consejo de Estado derrotó, con 16 votos en contra y cinco a favor, una ponencia del magistrado Ramiro Saavedra que acogía la demanda del empresario Pedro De Narváez, dueño del Café Don Pedro, contra el uso y administración de la marca Juan Valdez por parte de Procafecol, la empresa creada por la Federación de Cafeteros para ese fin. Con esto, el alto tribunal de lo contencioso administrativo desestimó los argumentos del demandante y apoyó la tesis de la Federación. Queda pendiente que el magistrado Mauricio Torres presente a la corporación una nueva ponencia que recoja la decisión de la mayoría de la Sala Plena para emitir el fallo. “Esta decisión ratifica la confianza en la Justicia colombiana. Obtuvimos una decisión favorable en el Consejo de Estado que salda una controversia que trataba de menoscabar los derechos de los caficultores colombianos sobre sus marcas”, expresó ayer el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros, Gabriel Silva, al conocer la decisión tomada el martes por el Alto Tribunal. A su juicio, superada la incertidumbre jurídica, el plan de crecimiento de las tiendas así como la segunda fase de la democratización accionaria de Procafecol para lo que resta del año toman un nuevo impulso. Esta historia empieza en el 2002 cuando llegó Gabriel Silva a la Gerencia General de la Federación Nacional de Cafeteros, y se da inicio a la estrategia para incursionar en el negocio de los cafés especiales, de la comercialización y del valor agregado. En ese momento, De Narváez aprovecha una reunión de Silva con Miguel Santamaría, entonces embajador en Rusia, para explicarle a la Federación su interés de buscar alguna forma de asociación para aprovechar su experiencia para la operación de las tiendas de café colombiano en el exterior. A finales de ese año se abrió la primera tienda Juan Valdez, y De Narváez se considera como uno de los primeros afectados. LA OPINIÓN DE PEDRO DE NARVÁEZ El empresario Pedro De Narváez dijo que no conocía los detalles sobre la decisión del Consejo de Estado pero aseguró que, “lamento por los caficultores que hayan echado para atrás esa pretensión de la demanda que está en contra de la inmoralidad administrativa, el detrimento patrimonial al Estado y la competencia desleal”. A su juicio, "una empresa privada como es la Federación Nacional de Cafeteros que administra recursos públicos no puede constituir una sociedad anónima para apropiarse de los bienes públicos que le han encomendado”.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido