Júbilo y optimismo

Más allá de la alegría que todos los colombianos de bien sentimos por la liberación de secuestrados civiles y de militares capturados, también nos sorprende el avance de los cuerpos de inteligencia de nuestro país y lo sofisticado de los métodos utilizados. Si alguien estaba preocupado por el futuro de la industria editorial colombiana tiene que dejar de estarlo. El realismo mágico será complementado por las más interesantes novelas de espionaje y suspenso que estarán a la altura de aquellas que describían la Guerra Fría, los conflictos del Medio Oriente o la crisis de los misiles entre Cuba, la Unión Soviética y los Estados Unidos.

POR:
julio 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-10

De dichas novelas habrá mucha tela de donde cortar. A los hechos mismos, que son de por sí sorprendentes, habrá que sumarles el contenido mágico y religioso que hemos venido observando. Un señor Martín, que decían que era asesor del anterior y del actual Fiscal, ha demostrado una vez más sus capacidades de vidente y de ‘científico’ parapsicólogo, y con pruebas en mano declara en todos los programas de farándula del país, cómo su conexión con el más allá, le permitió anunciar en el último mes la liberación de Íngrid Betancourt, y conocer la mejoría en su estado de salud. La relación con la religión y el papel de Dios, especialmente el católico, también es evidente. Las oraciones del señor Presidente y sus discípulos son reiteradas y piadosas. Crece el fervor religioso del pueblo, así como el convencimiento de la estrecha alianza de nuestras autoridades con el más allá. “Dios es colombiano”, decían en el pasado los comentaristas deportivos. Los norteamericanos que alcanzaron la libertad son sometidos a una cura de silencio por parte de las autoridades, y quien inteligentemente da las declaraciones en Colombia es el inefable Embajador de dicho país, con fiesta incluida en la sede diplomática. Se celebra un nuevo aniversario de su Independencia y el cumpleaños 56 del señor Uribe con bandera estadounidense de 40 metros, rock, soul y la presencia del ‘Jet Set’ colombiano, quienes brindaron en medio del jolgorio hasta el amanecer por los éxitos obtenidos. La señora Betancourt viaja a Francia después de sus declaraciones de apoyo irrestricto a la reelección del presidente Uribe y luego de entrevistarse en profundidad con el Gobierno, sus amigos y familiares en su segunda patria, toma distancia y dice: ‘Son diferencias de apreciación de la situación política. Uribe parte de la base de que la crisis social colombiana es producto de la violencia. Yo parto de que la violencia es fruto de la crisis social colombiana. Yo creo que es muy importante la inversión social, pero para Uribe es más importante la inversión en seguridad”. Mientras tanto, el estado de ánimo de los colombianos se transforma en un total optimismo. Quieren la reelección. Si no es Uribe será Íngrid o Juan Manuel o Sergio. La izquierda ve alejarse sus posibilidades de ser gobierno. Lucho se encuentra preocupado. El dinero de las recompensas incentivará la demanda interna y los ‘héroes de la patria’ repartirán volantes en las carreteras. Es el país de las maravillas. Amanecerá y veremos.'' El estado de ánimo de los colombianos se transforma en un total optimismo. Quieren la reelección.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido