El último de los judíos de Bagdad vive en sinagoga

Mirada triste, camisa gris cubierta de manchas y sandalias usadas, Abu Brahim, de 82 años, con algunas canas sobre su casi despoblado cráneo, es uno de los últimos, sino el último de los judíos de Bagdad, donde la violencia confesional amenaza a sus habitantes.

POR:
agosto 10 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-10

La mayoría de los judíos iraquíes huyeron. Abu Brahim se quedó. “Ellos vinieron a buscarme hace tres años. Querían absolutamente que me fuera”, afirma Abu Brahim, quien explica que rechazó la oferta que le hacían desde el extranjero. No se acuerda del lugar que le proponían para vivir. “Pero ¿para qué irse? ¿para qué cambiar? Siempre viví aquí. No quiero cambiar”, dice este hombre, que reside actualmente cerca de la principal Sinagoga de Bagdad, en el centro de la ciudad. Vestido con ropa modesta, Abu Brahim vive en la pobreza. Su apartamento transpira miseria. Las estanterías y la mesa de la pieza de la entrada están vacías. Ningún adorno pende de los muros. La instalación eléctrica es vetusta, con cables que cuelgan del techo. Cerca de su casa, la sinagoga está oculta tras un alto muro de ladrillos ocres, situada en una calle comercial perpendicular a una gran arteria de la ciudad. Construida en 1942, según una inscripción en la fachada, la sinagoga está cerrada con dos vueltas de llave y nadie puede entrar en ella, ni siquiera para visitarla. Un chiita iraquí que vive en la misma calle tiene la llave de la sinagoga y la vigila con discreción, pero rechaza tajantemente abrirla. “Tengo instrucciones claras: nadie entra”, afirma a la vez nervioso y aterrorizado por la súbita e inusual actividad que hay alrededor del edificio. Abandonado a su suerte, Abu Brahim no tiene necesidad de ir allí, pues “ahí ya no se reza”. “Antes venían judíos, pero ahora no. Tal vez haya todavía judíos en Bagdad. No sé. No los veo por ningún lado”, afirma. Históricamente, Irak es una tierra importante para el judaísmo: en los años 586-587 antes de Jesucristo, Nabucodonosor II destruyó Jerusalén y deportó a los judíos hacia Babilonia, la capital, situada cerca de la actual Bagdad. Babilonia fue el lugar donde se redactó una parte de la Torah (Pentateuco) y del Talmud de Babilonia. Unos 130.000 judíos vivían en Irak en 1948, pero la mayoría dejaron el país por la represión que sufrían. Una comunidad judía siguió pese a ello activa en Bagdad después de ese año, en el barrio de Kifa, donde vivía AbuBrahim antes de trasladarse a la zona de la sinagoga. “Hace años que vivo aquí. En el barrio todo el mundo me conoce. No hago mal a nadie”, concluye el anciano. AFP

Siga bajando para encontrar más contenido