Juez declara insolvente a Air Comet, con 418 millones de dólares de deuda

La Justicia española declaró en concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos) a la aerolínea Air Comet, que acumula una amplia deuda, que llega a casi el doble de lo anunciado.

POR:
abril 20 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-20

Air Comet, propiedad del presidente de la patronal española, Gerardo Díaz-Ferrán, y su socio Gonzalo Pascual, no tendrá previsiblemente activos para pagar la totalidad de sus deudas, ya que el valor provisional de sus bienes asciende a 84,5 millones de euros (alrededor de 114 millones de dólares).

Esta cifra cubre el 27 por ciento de la deuda que mantiene con proveedores y entidades financieras y con las propias empresas del grupo Marsans, del que formaba parte la compañía, y que suman 160 millones de euros (unos 215 millones de dólares).

Tras ser publicada la resolución judicial en el Boletín Oficial del Estado (BOE), computará el plazo de un mes para que los 24.000 afectados por el cierre de la aerolínea y sus 740 trabajadores reclamen los importes que les adeuda la compañía.

Según un comunicado difundido por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), los usuarios afectados tendrán un plazo de entre 6 y 12 meses para reclamar el importe del billete que no llegaron a viajar por la suspensión de pagos de la compañía. La tramitación de un posible plan de pagos podría tardar entre 3 y 5 meses más, añade el comunicado.

Si por el contrario, no se alcanzase un acuerdo con los acreedores, la empresa podría ser liquidada, lo que requeriría un tiempo de trámite de 12 meses.

Air Comet, que suspendió sus operaciones el pasado 22 de diciembre, solicitó el concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos) el 23 de marzo.

La compañía aérea fue fundada en 1996 por Marsans, primer grupo empresarial del sector turístico en España, y volaba regularmente a Buenos Aires, Lima, Guayaquil, Quito, Bogotá, La Habana, Cancún y México.

Miles de viajeros entre España y Latinoamérica, muchos de ellos inmigrantes que volaban a sus países de origen para pasar las Navidades con sus familias, resultaron afectados por el cese de actividades de Air Comet, cuya licencia de vuelo fue suspendida.

Siga bajando para encontrar más contenido