Jugueteros nacionales, tras un sitio en el arbolito

La oferta de productos didácticos y de juegos de mesa, son la apuesta de las empresas que pelean el

POR:
diciembre 19 de 2010 - 04:41 p.m.
2010-12-19

Llega la Navidad y con ella la nostalgia por el Adorable Angelino o el muñeco Ricardo de la Fábrica Nacional de Muñecos, símbolos de una industria colombiana dinámica en la producción de juguetes, pero que por cuenta de las importaciones ahora debe reinventarse.


En medio del peso de la competencia de las grandes marcas, empresarios dan la lucha por el mercado colombiano que importa 11 veces más de lo que exporta su propia industria.


La apuesta de los fabricantes locales es a la oferta de líneas didácticas que socializan y enseñan. Este es un nicho atractivo para los padres que quieren que el Niño Dios ‘desconecte’ a sus hijos de los videojuegos y de los juguetes de moda.


En los primeros 10 meses de este año se había importado 191,9 millones de dólares en juguetes, 28,8 por ciento más que en el mismo período del año pasado.


En contraste, en ese mismo período la producción nacional exportada llegaba apenas a 14 millones de dólares, según cifras suministradas por Proexport.


Una empresa líder del mercado que ha luchado ‘tu a tu’ por mantenerse es Ronda S.A. con 40 años de historia. Inicialmente, tenía su fábrica en el barrio Álamos, en el occidente de Bogotá y desde hace 12 años tiene su centro de operaciones en el municipio de Tenjo, Cundinamarca, con 500 empleados.


Victoria Casasbuenas, directora Desarrollo de Nuevos Negocios de la compañía explica que en los últimos cinco años Ronda ha logrado crecimientos interesantes. La empresa exporta a 17 países productos didácticos que invitan al desarrollo de las habilidades sociales y de la interacción en familia.


Agrega que existen consumidores interesados por regalar a hijos, sobrinos o nietos artículos que le hagan reconocer valores como el de perder o compartir con los demás.


Escalera y Tío Rico


La Escalera, los rompecabezas y el Tío Rico hacen parte del portafolio, de la mano de la licencia para el uso los personajes de Walt Disney, desde hace 30 años, explica Casasbuenas, al tiempo que dice que el contrabando y el plagio cada vez más sofisticado han sido fenómenos que afectan a la compañía.
La ejecutiva dice que como innovación, la empresa le ha apostado a una división que le apunta al rescate de las manualidades en la que el yeso, la plastilina y la pintura son protagonistas. Por ejemplo, sombrillas que pueden ser decoradas al gusto de los niños, hacen parte de esos productos.


El dinamismo y el interés por los juguetes didácticos, lo corrobora, Juanita Sánchez gerente general de Estimularte, del centro comercial Atlantis de Bogotá. Esta es una marca que cuenta con varios almacenes y que también distribuye marcas didácticas.


Al respecto, la empresaria advierte que el reto de las empresas colombianas es importante porque la oferta de importados de este segmento que quiere penetrar en el mercado también es grande.

Peluches, otro nicho que se mueve

Pelanas e Isaías son marcas nacionales reconocidas en el segmento de muñecos. Ester Serrano trabaja desde su casa con tres personas y tiene Muñecos Sentimientos, que publicita en Internet. Los osos son su fuerte. Dice que es ‘brava’ la competencia china y que no es fácil vender a misceláneas y pequeños negocios porque se demoran en los pagos. 

 

Constanza Gómez G
Redactora de El Tiempo

Siga bajando para encontrar más contenido