En junio, la produccion industrial repuntó 1,5 por ciento

De las 39 actividades industriales, 25 registraron variaciones positivas: se destacaron la elaboración de bebidas, la confección textil y la fabricación de productos de plástico. El personal ocupado aumentó 1,1 %.

La confección fue una de las actividades industriales de mejor desempeño.

Archivo particular

La confección fue una de las actividades industriales de mejor desempeño.

Finanzas
POR:
agosto 14 de 2015 - 09:29 p.m.
2015-08-14

Durante el mes de junio pasado, la Encuesta Mensual Manufacturera (EMM) registró un incremento en la producción real del sector fabril de 1,5 %, con relación al mismo periodo del año anterior, informó el Dane.

La entidad explicó que de las 39 actividades industriales representadas por la encuesta, 25 registraron variaciones positivas en su producción real.

Entre estas, se destacan las industrias de elaboración de bebidas con 6,0 %, confección de prendas de vestir con 8,6 %, fabricación de productos de plástico con 8,0 % y fabricación de otros productos químicos con 8,6 %, sumando en conjunto 1,4 puntos porcentuales a la variación total.

Los restantes 14 subsectores presentaron variaciones negativas en su producción, destacándose por su contribución a la variación total: las industrias de coquización, refinación de petróleo y mezcla de combustibles con -4,9 % y las industrias básicas de hierro y de acero con -9,5 %, las cuales restaron en conjunto 1,1 puntos porcentuales a la variación.

Por su parte, en el mes de junio de 2015 el personal ocupado por la industria manufacturera aumentó 1,1 % frente al mismo mes de 2014.

De acuerdo con el tipo de vinculación, el personal contratado a término indefinido se incrementó 2,0 %, mientras que el personal contratado a término fijo disminuyó 0,2 %. Según área funcional, el personal vinculado directamente con los procesos de producción en la industria y el vinculado a labores administrativas y ventas crecieron 1,1 %.

Mauricio Romero, economista del BBVA, señala que la industria apenas está empezando su proceso de recuperación y, por lo tanto, el uso de su capacidad instalada es aún bajo con respecto a los promedios históricos.

"Esto hace que la industria no requiera actualmente expandir su planta de producción a través de la importación de maquinaria y equipo. Sin embargo, una vez la actividad se empiece a recuperar, si se mantienen los niveles elevados del tipo de cambio, la industria tendrá que enfrentar mayores costos de importación de sus equipos".

ESTE AÑO

En lo corrido del año hasta junio de 2015 la producción real industrial disminuyó 2,0 %.

De las 39 actividades industriales representadas por la encuesta, 24 registraron variaciones negativas en su producción real, entre las que se destacan por su contribución a la variación total del sector: las industrias de coquización, refinación de petróleo y mezcla de combustible con -12,2 % y las industrias de hilatura, tejeduría y acabado de productos textiles con -11,6 %, restando en conjunto 2,4 puntos porcentuales a la variación total.

Los restantes 15 subsectores presentaron variaciones positivas en su producción, destacándose por su contribución a la variación total del sector las industrias dedicadas a la fabricación de sustancias químicas básicas y sus productos con 8,9 %, procesamiento y conservación de carne, pescado, crustáceos y moluscos con 7,8 % y elaboración de bebidas con 2,6 %, los cuales en conjunto sumaron 0,8 puntos porcentuales a la misma.

Finalmente, el personal ocupado por la industria manufacturera presentó una variación de 1,2 % frente al mismo periodo de 2014. De acuerdo con el tipo de vinculación, el personal vinculado a término indefinido aumentó 2,3 %, mientras que el personal contratado a término fijo disminuyó 0,1 %. Según el área funcional, el personal vinculado directamente con los procesos de producción en la industria creció 1,1 % y el vinculado a labores administrativas y ventas 1,5 %.

Camilo Durán, economista de Credicorp Capital apunta que el sector industrial se puede afectar de manera significativa por una alta tasa de cambio a través de la inversión y expansión de la capacidad instalada. "Esto, debido a que la adquisición de bienes de capital y materias primas destinadas para el ejercicio productivo son en su mayoría importados, por lo que una alta tasa de cambio puede incrementar significativamente los costos de producción y expansión".

Sin embargo, dice Durán, también se deben tener en cuenta los beneficios de la depreciación del peso. "Por un lado, esta incentiva en gran medida las exportaciones de los bienes producidos a nivel nacional, mientras que también beneficia a los sectores que compiten con los bienes importados.

Por su parte, Ángela González, economista del Banco de Bogotá señala que para que la industria se beneficie de la devaluación de la tasa de cambio, la resolución de problemas estructurales del sector como el contrabando y los sobrecostos de transporte se torna necesaria.

"En el corto plazo la evolución de la industria dependerá del momento en el cual se reanuden las actividades de refinación de petróleo en la Refinería de Cartagena y de cómo se realice la reactivación paulatina de las plantas, evento que se encuentra programado para iniciar entre octubre y noviembre de este año", dijo.