En junio volverá a haber cifras sobre la pobreza en Colombia después de 3 años

El mes entrante el país conocerá si se ha reducido desde el 45 por ciento (casi la mitad de la población) reportado en junio del 2006 o si se ha perdido parte de lo ganado desde el 2002.

POR:
mayo 15 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-15

Las cifras sobre el tema entraron en un limbo en el segundo semestre del 2006, cuando el Dane hizo cambios en la encuesta de hogares que, en opinión de los especialistas, desestabilizaron la información.

Enderezar ese entuerto es uno de los objetivos de una comisión de expertos -apoyada técnicamente por el Banco Mundial y la Cepal- que comenzó a trabajar a mediados de enero.

Según la Encuesta Social de Fedesarrollo, la proporción de hogares que se consideran pobres en Bogotá, Bucaramanga y Cali bajó de 43 a 40 por ciento entre el 2007 y el 2008 (en la capital santandereana aumentó).

En la Encuesta de Calidad de Vida del Dane, la sensación de pobreza cayó de 67 a 48,3 por ciento entre el 2003 y el 2008.

En el 2006 y el 2007 el PIB se incrementó aceleradamente, pero el año pasado el crecimiento se redujo a 2,5 por ciento. El mercado laboral tuvo un comportamiento confuso en ese periodo, y en los últimos trimestres la desocupación comenzó a subir.

Lo anterior, en presencia de altas tasas de inflación (principalmente de los alimentos, lo que ha hecho temer a la tecnocracia oficial por un aumento de la indigencia) y de la crisis económica internacional, por la que se anticipan incrementos millonarios en el número de desempleados y de pobres en todo el mundo.

La comisión está 'escarbando' en las encuestas de hogares previas a julio del 2006, en la información recogida desde entonces por la Gran Encuesta Integrada de Hogares (Geih) y, sobre todo, en la encuesta paralela aplicada todo el 2008 por el Dane.

Los expertos están tratando de llenar un vacío de 3 trimestres (los dos últimos del 2006 y el primero del 2007) con sofisticadas herramientas estadísticas. Algunos no descartan que se pierdan los datos de 45 por ciento de pobreza y 12 por ciento de indigencia (junio del 2006), los mejores de la era Uribe, y que haya que recomponer todo el mapa sobre la materia, no solo para ese año sino también hacia atrás.

El grupo de analistas, explicó uno de sus miembros, está examinando desde la metodología, los periodos de recolección, la forma de recoger la información y las canastas normativas (usadas para trazar las líneas de pobreza e indigencia) hasta las imputaciones, por lo cual "sus recomendaciones podrían terminar en un recálculo de todas las cifras".

Además de las nuevas estimaciones hasta el 2008, el comité está diseñando una nueva metodología para ser aplicada a partir del 2010.

Esta tendrá en cuenta la encuesta de ingresos y gastos de los hogares aplicada por el Dane para estructurar la nueva canasta familiar, con la que se mide la inflación desde enero.

La medición de la pobreza, dijo el subdirector de Planeación, Andrés Escobar, puede mejorar siempre que se cuente con elementos nuevos.

Finalmente, la comisiónde expertos recomendará si el Dane, además de recoger la información, debe medir la pobreza, o si es mejor que Planeación siga haciéndolo.

Subsidios, ¿solución o problema?

¿El país camina hacia la meta de tener en el 2010 la pobreza y la indigencia en 39 y 8 por ciento, respectivamente?

El Gobierno considera que sí, gracias a estrategias como Familias en Acción y otros programas de subsidio a la población vulnerable.

Esas iniciativas han sido criticadas porque, a juicio de algunos observadores, han convertido a cientos de miles de colombianos en 'profesionales' de la recepción de subsidios, elevando la informalidad laboral al 58 por ciento.

Sobrecostos salariales

Los mismos críticos aseguran que las exenciones tributarias que reciben los inversionistas y los sobrecostos no salariales están en contravía de la creación de empleo y, en consecuencia, de la reducción de la pobreza.

En lo que sí coinciden todas las partes es en que la caída del crecimiento destruye empleos y afecta a los grupos poblacionales que están en la frontera de la pobreza.

El PIB pasó de crecer 6,9 y 7,5 por ciento en el 2006 y el 2007, respectivamente, a aumentar 2,5 por ciento el año pasado.

El desempleo alcanzó el 12 por ciento en marzo último (2.471.000 desocupados) y algunas estimaciones lo ubican en 14 por ciento promedio para el 2009.

Siga bajando para encontrar más contenido