Justos por pecadores

Justos por pecadores

POR:
julio 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-29

Las caras de frustración de los delegados de 153 países reunidos hasta ayer en Ginebra eran elocuentes. Y es que detrás de los ceños fruncidos estaba el fracaso de un intento más por salvar la Ronda de Doha, nombre que reciben las negociaciones comenzadas en noviembre del 2001 en el seno de la Organización Mundial de Comercio, orientadas a eliminar las barreras al intercambio de bienes y a estrechar los vínculos entre naciones ricas y pobres. Pero tal como sucedió en los encuentros pasados, fueron más las diferencias que los puntos de unión entre los poderosos, con lo cual quedó en entredicho el futuro de un tema que es clave para la salud de la economía mundial.

La razón es que las más diversas mediciones prueban que hay una estrecha correlación entre el crecimiento global y la marcha del comercio internacional. Así, este último ha aumentado de manera sostenida desde comienzos de la década, de la mano de menores aranceles y obstáculos, beneficiando a los consumidores en todo el mundo. Según la OMC, las exportaciones de bienes en el 2007 llegaron a 13,6 billones de dólares, mientras que las de servicios alcanzaron los 3,3 billones. En términos reales, y descontadas las variaciones entre los diferentes tipos de cambio, el incremento fue de 5,5 por ciento, tres puntos porcentuales menos que en el 2006. Dentro de los grandes vendedores, el primer lugar lo ocupó Alemania, seguido por China y Estados Unidos.

Tal clasificación trae consigo un cambio definitivo. Este consiste en que el grupo de mayor crecimiento es el de las economías emergentes que tienen una tajada cada vez más grande del comercio internacional, con lo cual también han elevado su tono de voz. De hecho, en la reunión de Ginebra era claro un bloque liderado por China e India y otro comandado por Estados Unidos y la Unión Europea. Así, mientras los primeros pedían una disminución de los subsidios agrícolas en las naciones ricas, así como la posibilidad de proteger a sus cultivadores por motivos de seguridad alimentaria, los segundos alegaron que no podían hacer más concesiones y que aceptar salvaguardias posibles sería como retroceder varias décadas. Sin entrar a valorar los argumentos respectivos, lo cierto es que cualquier intento de acercamiento fue infructuoso, con lo que el director de la OMC, Pascal Lamy, no tuvo más que reconocer el fracaso a pesar de que había acuerdo en 18 de los 20 puntos sobre la mesa.

Ahora, por supuesto, la inquietud tiene que ver con lo que viene en el futuro. Al respecto, no falta quien diga que el efecto práctico es limitado, pues las normas actuales siguen vigentes y son éstas las que han permitido que el intercambio llegue a niveles récord. Y aunque eso es cierto, también lo es que hay mayores tendencias proteccionistas ahora, como lo ha demostrado la respuesta de diversas naciones ante la crisis de los alimentos. Igualmente es evidente que el tema forma parte de la campaña electoral en Estados Unidos y que el discurso del favorito, Barack Obama responde a los deseos de los votantes de cerrar un poco la economía.

Ante ese peligro, un acuerdo en la OMC actúa como una especie de seguro que fija reglas de juego generales y, sobre todo, protege a los más pequeños. Ahora, en cambio, la tendencia será a desarrollar pactos bilaterales, en los cuales siempre es posible que el grande negocie mejor que el chico. En un plano más general, lo sucedido pone también en duda la voluntad mundial para entenderse, ya sea en asuntos ambientales o de seguridad.

En semejante escenario, Colombia también tiene que perder. A pesar de su gran dinamismo reciente, el país es un jugador relativamente pequeño, con 29.991 millones de dólares exportados en el 2007 y con lados vulnerables. Así quedó en claro ayer cuando, ante lo ocurrido en la OMC, la fórmula que permitía reducir los aranceles de entrada del banano a la Unión Europea fue relegada al limbo. Dicho de otra manera, el impasse fue en Suiza, pero en los cultivos de Urabá y Magdalena, tendrá costos inmediatos.

Siga bajando para encontrar más contenido