La banca se alista para nueva norma de riesgo crediticio

Esta reglamentación internacional de información financiera Niif 9 hará que las entidades de Latinoamérica cambien el modelo de los créditos.

Itaú

Los nuevos créditos requerirán de variables macroeconómicas.

Archivo Portafolio.co

Finanzas
POR:
efe
agosto 24 de 2016 - 11:16 p.m.
2016-08-24

La aplicación en Latinoamérica de la norma internacional de información financiera Niif 9 impactará a numerosas entidades, especialmente a los bancos, que deben cambiar el modelo para proyectar las pérdidas por créditos en mora, algo para lo que aún no están listos.

La Niif 9, que entrará en vigor a más tardar en enero de 2018 por determinación de la Junta de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB), puede hacer más estrictas las condiciones de acceso a un crédito, al exigir un análisis más riguroso de factores económicos futuros para estimar pérdidas por incumplimiento.

“La norma plantea un cambio en el área de créditos al cambiar el concepto de pérdida estimada a partir de la evidencia histórica por una pérdida basada en proyecciones”, explica Asobancaria, que representa al sector financiero colombiano. (Lea: Vea lo que se puede perder si no cumple las normas NIIF)

La directriz actual, Basilea, “tiene un modelo de riesgo crediticio que determina la calidad del cliente independientemente del ciclo económico, mientras que la Niif 9 requiere la incorporación de variables macroeconómicas que puedan influir sobre el comportamiento de los clientes”, indica una nota explicativa de ese organismo.

“El cambio eleva la complejidad de los cálculos, ya que ahora estos partirán de hechos económicos actuales y futuros que involucran un mayor nivel de incertidumbre”, agrega.
Este nuevo capítulo de la normativa Niif, a la que se ha adherido gran parte de Latinoamérica (México, Argentina y Brasil tienen un compromiso de implementación al formar parte del G20), incluye también modificaciones sobre clasificación y medición de activos y pasivos financieros.

Esto, según Asobancaria, porque la Niif 9 “está asociada a una política preventiva ante posibles inestabilidades financieras generadas por falta de claridad en los balances de las entidades”. “Durante la crisis de 2008 -recuerda esta entidad- algunos bancos a nivel internacional no mostraban el efecto de las provisiones y valorizaciones, por lo que sus estados financieros en algunos casos no reflejaban su desempeño real ni su verdadera exposición al riesgo”.

En Latinoamérica se suma que “en estos dos últimos años, las economías han enfrentado un escenario difícil por cuenta de la fuerte caída en el precio del petróleo y los desbalances internacionales que generaron depreciación de sus monedas locales”.

“Esto claramente genera mayores preocupaciones sobre el deterioro y la materialización del riesgo”, también según Asobancaria.

Otro reto para implementar la Niif 9 será el manejo de un gran volumen de información, al entrar a revisión todos los contratos crediticios, pues hasta ahora las entidades se centraban en “los que se tenía cierta certeza de incumplimiento”, dijo Renato Fiorini, gerente de Soluciones de Riesgo para América Latina de la firma de desarrollo de aplicaciones analíticas SAS.

El experto manifestó que cada entidad tendrá que estructurar un modelo, ya que las Niif plantean una serie de “principios” pero no una guía específica.